Archivo

LAS DISTRACCIONES AL CONDUCIR, ADEMÁS DE LOS CELULARES

Los días en que los automovilistas simplemente tomaban café, consultaban un mapa, llevaban un perro en el regazo o encendían un cigarrillo para entretenerse durante sus viajes han pasado ya a la historia.

30 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Los días en que los automovilistas simplemente tomaban café, consultaban un mapa, llevaban un perro en el regazo o encendían un cigarrillo para entretenerse durante sus viajes han pasado ya a la historia.

Hoy día, las actividades que distraen a millones de conductores norteamericanos incluyen hablar por sus teléfonos celulares, enviar y recibir correo electrónico, revisar los resultados de su deporte favorito en sus computadoras de bolsillo o incluso echar vistazos al televisor.

Aunque el mal reputado teléfono celular acapara los titulares de los medios informativos como el objeto principal por el que los automovilistas apartan la vista del camino y se desvían abruptamente de su carril, los expertos señalan que este aparato representa sólo la punta del témpano.

En California, un estado que durante mucho tiempo ha definido la cultura de los automovilistas estadounidenses, un número cada vez mayor de residentes están acondicionando el interior de sus vehículos con videograbadoras, aparatos de DVD, faxes e incluso pantallas de vídeo en el tablero de instrumentos, que sirven a los sistemas de orientación por satélite.

Los expertos atribuyen la tendencia al legendario tráfico de la zona, que empeora cada día y deja a las personas atrapadas en sus vehículos por más tiempo, borrando aún más la línea que divide a la oficina del asiento del conductor.

Y ello está generando nuevos temores entre varios grupos, desde los legisladores hasta las compañías de seguros, sobre una oleada de nuevos accidentes, mientras más gente se distrae.

A nivel nacional, las autoridades consideran que hasta 30 por ciento de los choques son ocasionados por distracciones de los conductores, incluido el uso de dispositivos móviles para comunicaciones.

Un reporte emitido en marzo por la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales, sugiere que las distracciones relacionadas con esos dispositivos, que causaron la muerte de entre 600 y 1.100 automovilistas en el 2001 podrían matar a 2.000 cada año para el 2004.