Archivo

RONDÓN, EN MEDIO DEL PELIGRO

Ningún proyecto que permita la consecución de recursos para ejecutar las obras recomendadas por el Comité Regional de Atención y Prevención de Desastres ha gestionado la administración de Rondón, municipio afectado por los deslizamientos de tierra. (VER MAPA: EVALUACION DE AMENAZAS POR DESLIZAMIENTOS EN EL MUNICIPIO DE RONDON)

30 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Ningún proyecto que permita la consecución de recursos para ejecutar las obras recomendadas por el Comité Regional de Atención y Prevención de Desastres ha gestionado la administración de Rondón, municipio afectado por los deslizamientos de tierra.

(VER MAPA: EVALUACION DE AMENAZAS POR DESLIZAMIENTOS EN EL MUNICIPIO DE RONDON).

El alcalde, Siervo de Jesús Borda Rojas, informó que la administración empezará a elaborar los proyectos ante las instituciones que atienden este tipo de emergencias, porque solo lleva en el cargo un mes y medio.

Se requieren planes de vivienda en áreas estables para albergar a las personas que perdieron sus casas, recolectar las aguas superficiales y las que están causando infiltraciones en la mayoría de las veredas y realizar un plan de contingencia agropecuario con el fin de apoyar a los pequeños campesinos que perdieron las cosechas de mitad de año.

El Gobierno departamental aprobó 200 millones de pesos para apoyar los programas del crepad y la Alcaldía respecto a la emergencia.

Este mapa sobre la evaluación de amenaza por deslizamientos en Rondón, hace parte de un estudio realizado en 1991 mediante un convenio entre la Universidad Nacional y la Uptc, y revela la grave situación.

CONVENCIONES.

Zona I: laderas que no presentan evidencias de inestabilidad. (actualmente no hay ninguna zona que no presente riesgo en el municipio).

Zona II: Laderas que no presentan evidencias de deslizamientos o con alunas evidencias pero que pueden desarrollar procesos de erosión y deslizamientos en el futuro.

Zona III: Laderas con herencias morfodinámicas de deslizamientos antiguos que no ha sufrido movimiento. Las formas de erosión no se conservan. Se identifican los depósitos de los deslizamientos.

Zona IV: Laderas con eveidencias de deslizamientos y procesos de inestabilidad anteriores, pero que no han sufrido cambios en el tiempo histórico conocido.

Zona V: Laderas que presentan deslizamientos nuevos o reactivación de deslizanientos antiguos. Los fenómenos de inestabilidad no son regulares y se asocian a eventos periódicos.

Zona VI: Laderas con deslizamientos activos, el material se presenta en continuo movimiento, los deslizamientos son recientes bien definidos de alta densidad. Los procesos de inestabilidad pueden ser continuos o asociados a periodos lluviosos.