Archivo

UNA COMEDIA INCONCLUSA

Nadie duda que Jairo Camargo es uno de los mejores actores colombianos. En televisión, cine y teatro ha demostrado su calidad y se ha batido con artistas internacionales. Ahora mismo, lo vemos interpretando sabiamente al Dr. Perafán en la telenovela Pedro el escamoso.

01 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Nadie duda que Jairo Camargo es uno de los mejores actores colombianos. En televisión, cine y teatro ha demostrado su calidad y se ha batido con artistas internacionales. Ahora mismo, lo vemos interpretando sabiamente al Dr. Perafán en la telenovela Pedro el escamoso.

Por eso justamente, a la hora de asistir a uno de sus trabajos, la expectativa es mayor y la exigencia tiene relación directa con lo que de él se conoce. Por estos días, en el teatro del Gimnasio Moderno está presentando Con todas las de la ley, una comedia en la que, junto a Amparo Conde, intenta retratar los vicios y virtudes del mundo de los abogados.

Escrita por Chucho González y dirigida por éste y Camargo, la pieza no divierte. Aunque Jairo vuelve a sorprender con sus cambios de personaje, la ilación de las escenas es confusa y el argumento tan enredado que el espectador se pierde y se aburre.

Amparo Conde se ve sin norte en el escenario y con problemas en el manejo de la voz. En general, la dramaturgia presenta problemas y la velocidad que los actores deben imprimirle a los cambios de vestuario, los muestra atareados y hasta sin respiración.

La utilización constante de palabras de grueso calibre se siente como el recurso facilista para sacar una carcajada en los momentos de tensión, esos en los que el ritmo parece estarse perdiendo. Es como si los interpretes se dejaran llevar por el deseo de improvisar cuando sienten que la historia no despega. Eso resta seriedad a la puesta e invita a la evasión del público.

La escenografía y la utilería no guardan unidad cromática ni estilística. Son pobres visualmente y no aportan al desarrollo de la historia. Está bien que se trate de una obra de entretenimiento; pero precisamente, porque el entretenimiento es una cosa seria, hay que tener más cuidado a la hora de exponerse y no hacer menos por tratar de hacer más.

diegir@eltiempo.com.co