Archivo

DESEMPLEO, SIGUE EL DRAMA

La tragedia del desempleo no da tregua: en junio se contabilizaron 3,1 millones de colombianos sin ocupación. Esto es, 255.000 personas más que el mismo mes del año pasado. (VER GRAFICA: DESEMPLEO NACIONAL)

02 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

La tragedia del desempleo no da tregua: en junio se contabilizaron 3,1 millones de colombianos sin ocupación. Esto es, 255.000 personas más que el mismo mes del año pasado.

(VER GRAFICA: DESEMPLEO NACIONAL).

El número de ocupados aumentó en 264.000 en igual período, de acuerdo con la información revelada ayer por el Departamento Nacional de Estadística (Dane) sobre el comportamiento del mercado laboral al finalizar el primer semestre del año.

Según los analistas, el frenón de la economía en el primer trimestre de este año, que creció apenas 0,5 por ciento, y el descenso de 0,81 por ciento en la producción industrial entre enero y mayo explican el comportamiento de las cifras: el desempleo pasó de 15,1 en junio del 2001 a 10 en junio del 2002.

De otro lado, el Dane informó que el subempleo pasó de de 34,6 por ciento en junio del año pasado a 35,5 por ciento en junio del 2002. Ahí se incluyen todas las personas que se consideran mal pagas, ubicadas en un cargo que no corresponde a su formación y experiencia y/o piensan que trabajan menos de lo que deberían.

En el campo, golpeado por la violencia que deja cientos de miles de desplazados, la desocupación aumentó más del 50 por ciento en el trimestre abril-junio (subió de 335.000 a 540.000) respecto al mismo lapso del año pasado.

En las 13 principales ciudades, en cambio, el Dane reportó una caída de 0,6 puntos entre junio y junio. La tasa de desocupación fue de 18 por ciento. El subempleo subió de 28,3 a 32,9 por ciento, lo que afecta a 2,9 millones de trabajadores.

Los 2,5 millones de Uribe.

A esas cifras y a una economía que se resiste a salir del congelador se enfrentará el gobierno de Alvaro Uribe a partir de jueves de la semana entrante.

El ministro de Trabajo y Salud designado, Juan Luis Londoño, ha dicho que se propone crear 2,5 millones de puestos de trabajo en los próximos cuatro años.

Contra ese propósito, sin embargo, conspira el anunciado apretón económico que se avecina, cuyas primeras manifestaciones son el austero presupuesto nacional para el 2003 y el irreversible aumento en la tributación para tratar de enderezar las finanzas públicas e incrementar en un billón de pesos el gasto militar.

De las 13 ciudades investigadas por el Dane, Ibagué registró el peor comportamiento del mercado laboral en el trimestre abril-junio: desempleo del 23,3 por ciento y subempleo del 39 por ciento. La mitad de la población ocupada dijo estar en esta condición.

En contraste, Montería tuvo la menor tasa de desocupación (15,5 por ciento), pero el subempleo llegó a 34,8 por ciento.

Crece la informalidad.

Tres de cada cinco personas ocupadas en las 13 grandes ciudades colombianas se desempeñan en el sector informal de la economía. En esa clasificación, en el trimestre abril-junio, aparecen 4,6 millones de trabajadores: 2,4 millones hombres y 2,2 millones mujeres.

En ese sector se clasifican los empleados y obreros que laboran en establecimientos o negocios con un máximo de 10 trabajadores (en el 2000, según una encuesta del Dane, existían 967.315 microestablecimientos de comercio, servicios e industria con un máximo de 10 empleados), los patronos de estos, los empleados familiares sin remuneración, el servicio doméstico y los trabajadores por cuenta propia con excepción de los profesionales independientes.

El comercio, con 39,7 por ciento de los trabajadores, es el sector que registra la mayor informalidad, seguido por el ramo de servicios, con 21,3 por ciento.

El 68,9 por ciento de quienes trabajan en los establecimientos y negocios informales tienen entre 25 y 55 años de edad.