Archivo

TERMINA DRAMA Y SE INICIA OTRO

Con pocas horas de diferencia, el drama del secuestro de un niño terminó para una familia colombiana y se inició para otra el miércoles pasado.

02 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Con pocas horas de diferencia, el drama del secuestro de un niño terminó para una familia colombiana y se inició para otra el miércoles pasado.

A las 5:45 p.m. de ese día, las Farc liberaron a Francy Lorena Erazo, la hija de 3 años del alcalde de Colón (Putumayo), Libardo Erazo, que estaba secuestrada desde el pasado 17 de julio junto con su nodriza, Marcela Naspirán, de 19 años.

En contraste con esta buena noticia, horas antes, hombres aparentemente de un frente de las Farc, plagiaron a la hija, de 13 años, de un matrimonio de comerciantes de Tello (Huila), cuando se dirigía al colegio (ver nota anexa).

Volvió Francy Lorena.

Ayer jueves, en Colón todo era alegría. Un coro infantil del que hacían parte 12 niños, todos vestidos de blanco, despertaron en la mañana a Francy Lorena.

La niña pasó la noche con sus padres por primera vez luego de 15 días de cautiverio. Sus captores la entregaron al defensor del Pueblo de Mocoa, Jorge Alfredo Lasso.

El funcionario precisó que la liberación de la niña se hizo por razones estrictamente humanitarias.

A mí me llamaron para que estuviera pendiente de un mensaje importante. Luego me hablaron que tenia que ir a un lugar, pero que no fuera a decir nada a la prensa , relató.

La llegada de la niña tomó por sorpresa a la familia a las 9 de la noche del miércoles. Horas antes, su padre, el Alcalde, había regresado a la población luego de varios días de permanecer en Bogotá, solicitando ayuda para la liberación de su hija.

La pequeña, plagiada por las Farc para forzar a su padre a renunciar a su cargo, fue revisada en el hospital local, Pío XII, y se reportó absoluta normalidad en su estado de salud.

Ayer, a la casa de la familia Erazo Navarro, localizada en un costado de la plaza principal de Colón, no paraban de llegar las visitas. Casi todas las personas llevaron algún regalito para la pequeña.

Mientras los adultos celebraban el retorno de la niña, en el patio de la casa Francy y sus amigos no paraban de jugar al lobo y al granito de mostaza, como les enseñó su profesora Elsa Marina Jossa.

El teléfono tampoco paró de repicar. Llamadas de todas partes del país y hasta del exterior, eran atendidas por los familiares. Una de las primeras fue la del ministro del Interior.

FOTO/Edison Parra.

Francy Lorena se dedicó ayer durante todo el día a recibir a las numerosas visitas que acudieron a su casa a darle la bienvenida luego de dos semanas de cautiverio.