Archivo

URGE UN ACUERDO BINACIONAL

El recurso pesquero con el que cuenta la Orinoquia colombiana es una fuente que pronto podría extinguirse si Venezuela y Colombia no acuerdan una reglamentación que unifique los criterios para su usufructo y explotación.

02 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El recurso pesquero con el que cuenta la Orinoquia colombiana es una fuente que pronto podría extinguirse si Venezuela y Colombia no acuerdan una reglamentación que unifique los criterios para su usufructo y explotación.

Así se desprende luego de conocer un estudio realizado por Hernado Ramírez Gil y Rosa Elena Ajiaco, investigadores del Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura (INPA), quienes luego de un trabajo de más de tres años elaboraron el libro La pesca en la baja Orinoquia colombiana: una visión integral .

En el documento, los autores señalan que la actividad pesquera es una fuente importante de recursos económicos y de empleo en lugares apartados donde el estado brilla por su ausencia.

Señalan los autores que la pesca en la orinoquia tiene una importancia muy grande para el país y para la misma biodiversidad mundial de especies, por la riqueza de ríos, caños y lagunas que tiene la Orinoquia, lo que ha generado una gran diversidad de especies que han colonizado todos los ecosistemas.

De igual forma se establece que la pesca tiene importancia a nivel ecológico, económico y social. Desde el punto de vista económico es un generador de recursos en donde no hay presencia estatal, ni industria, ni fábricas y se desarrolla en los lugares más recónditos del país.

La misma pesca ornamental, es un producto que exporta cerca de 140 especies. En el año de 1999 se estima que Colombia ha exportado más de 23 millones de ejemplares. De esa cifra el 76% han sido extraídos de la Orinoquia colombiana y de allí, la región más importante es Inírida, de donde se saca el 50 por ciento de los ejemplares que son extraídos de la Orinoquia.

Dicha actividad le genera al país un ingreso promedio anual de 2,8 millones de dólares (promedio estimado en exportaciones de los años 1998 a 2000, según datos de proexport, 2001.).

En cuanto a peces de consumo, para el mismo período se estimó una captura de 7.742 toneladas (INPA, 2000), con un valor aproximado de 20.129 millones de pesos para los pescadores, demostrando la importancia social y económica que tiene la pesca en esta región.

El INPA ha venido trabajando alrededor del ordenamiento de la pesca en la región y una de esas herramientas claves para ello, es la reglamentación conjunta o armónica con Venezuela, porque el río Orinoco es compartido ente Colombia y Venezuela y al tener una incidencia económica, es importante tomar medidas para la conservación a lado y lado.

FOTO/Hernando Herrera EL TIEMPO.

En los siete departamentos de la Orinoquia la pesca arroja cerca de 738 empleos directos, según el estudio elaborado por el Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura (INPA).