Archivo

VISIÓN META 2020

El gobernador Luis Carlos Torres Rueda invita a la construcción colectiva de la Visión Departamental y su concreción en el Plan Estratégico Meta 2020, cuando en el manejo tradicional del desarrollo ha predominado el inmediatismo que, antepone el interés político de los gobernantes, a la adecuada preparación territorial en un horizonte futurista.

02 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El gobernador Luis Carlos Torres Rueda invita a la construcción colectiva de la Visión Departamental y su concreción en el Plan Estratégico Meta 2020, cuando en el manejo tradicional del desarrollo ha predominado el inmediatismo que, antepone el interés político de los gobernantes, a la adecuada preparación territorial en un horizonte futurista.

Por eso, existe incongruencia entre el Plan de Gobierno que presenta el aspirante a una Alcaldía o Gobernación, con el Plan de Desarrollo que está obligado a cumplir el elegido Gobernador o Alcalde y más aún con las obras o proyectos atomizados que ejecuta, como se ha comprobado en diferentes evaluaciones, entre ellas, la acometida por la Contraloría Departamental del Meta que lidera Gloria Poveda Torres.

Ante la urgencia de superar el subdesarrollo, es necesario contar con caminos seguros para alcanzar en el inmediato futuro metas posibles, realizables, claras y lo más importante, concertadas entre todos y para ello, se hace necesario definir actividades productivas estratégicas que nos vuelva competitivos sin excluir su impacto social, mediante una visión colectiva, con el fin de construir el Plan Estratégico 2020.

Se podría discrepar del amplio horizonte de planeación propuesto, frente a proyectos gubernamentales de suyo coyunturales, porque la realidad demuestra que un período de tres años y quizás cuatro si se aprueba su ampliación, es insuficiente para desarrollar las obras que deben trascender diferentes administraciones, ese es el reto de la planeación estratégica, más allá de su inmediatismo o temporalidad.

La planificación, es en esencia un proceso de gestión y no un conjunto de estudios en el aire totalmente irrealizables, cuando la visión del futuro debe ser el norte o rumbo que ordena políticas aterrizadas, compartidas por los diferentes gobiernos y actores, no únicamente por el sector público, quién en el pasado las ha impuesto, dejando de lado al sector privado y a las comunidades, protagonistas directos y receptores naturales.

Respaldamos esta iniciativa e invitamos a todos los metenses, incluyendo fuerzas políticas, gremiales y sociales a hacerlo, proponiendo desde ya un Pacto Colectivo que, amarrado a una ordenanza, haga respetar en el lapso previsto el ambicioso Plan, entre ellas, propuestas como la de Ciudad-Región, por ser la herramienta que nos asomará a un mejor destino.

*Analista e investigador