Archivo

A LOS PARAS LES CONVIENE DIALOGAR

Una división interna que era previsible desde hace año y medio cuando Carlos Castaño Gil decidió renunciar a la comandancia de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), es lo que perciben algunos analistas consultados por Llano 7 días.

02 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Una división interna que era previsible desde hace año y medio cuando Carlos Castaño Gil decidió renunciar a la comandancia de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), es lo que perciben algunos analistas consultados por Llano 7 días.

Según los observadores, la estrategia que busca Castaño es clara: no comprometerse con los excesos que están cometiendo los paras en otras zonas del país y así ser visto con otra perspectiva ante la comunidad internacional, en especial Estados Unidos y la Corte Penal Internacional.

Castaño sabe que como están las cosas, conviene dialogar, pues la presión internacional se hace cada vez más fuerte y ellos están en la misma línea terrorista de las Farc , manifestó Fernando Giraldo García, decano de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Javeriana.

Agrega que al entrar en un proceso de pacificación, no todos los bloques de las autodefensas pueden estar de acuerdo porque actúan en zonas diferentes del país y tienen intereses igualmente diversos. Al demostrarse que no tiene la suficiente autoridad sobre la totalidad de sus hombres, corre el riesgo de que los abusos le sean atribuidos a él directamente, como ocurre con las matanzas de Mapiripán (Meta) en 1997 y la de Barrancabermeja (Santander) en 1998.

Lo más difícil de todo esto es que bloques como los que operan en el sur de Bolívar y el sur de Colombia se quedarán sin un mando unificado que represente un criterio político, por lo que negociar con ellos será complejo. Me preocupa que su futuro sea como el de cualquier banda delincuencial cuyo negocio únicamente sea secuestrar o extorsionar , advirtió Giraldo García.

El analista político dice que sería interesante en un supuesto escenario donde las Autodefensas de Córdoba y Urabá, que aparentemente tienen el control de Carlos Castaño, se sentarán a negociar una desmovilización y las que no se acojan sean perseguidas con más ahínco por las fuerzas militares: las Farc podrían quedarse sin argumentos para sentarse a dialogar también , puntualizó el decano de la Universidad Javeriana.

FOTO/EL TIEMPO.

Fernando Giraldo García opina que la división de las Auc beneficia a las Farc militarmente.