Archivo

UNA VITRINA HECHA A MANO

Manos que trabajan, manos que transforman, manos que crean... Eso, quizás, es lo único que tienen en común los 160 hombres y mujeres de raza negra, mulata, mestiza y blanca que se reúnen en la Plaza de los Artesanos desde hoy y hasta el 11 de agosto.

02 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Manos que trabajan, manos que transforman, manos que crean... Eso, quizás, es lo único que tienen en común los 160 hombres y mujeres de raza negra, mulata, mestiza y blanca que se reúnen en la Plaza de los Artesanos desde hoy y hasta el 11 de agosto.

Ellos, los que elaboran exquisitas joyas a base de madera, oro, bronce, plata, cuero, metal, vidrio y cerámica; los que transforman la parafina, el coco, el cacho, el totumo y las semillas son los invitados de honor a Manofacto 2002, la feria que se encarga de mostrar la diversidad cultural de nuestro país y la riqueza en técnicas y oficios artesanales.

Para lograrlo, cuatro de las ocho plazas de techos blancos que están rodeadas de exuberantes jardines y plazoletas con olor a tradición e identidad fueron adecuadas para las exhibiciones de estos 160 anónimos artistas venidos de todos los rincones de Colombia.

Así se cumple, una vez más, el objetivo de Artesanías de Colombia: darle un espacio digno al artesano para que desde allí comercialice, promocione y progrese en esa labor que hoy en día congrega a más de 350.000 personas, 70 por ciento de ellas provenientes de zonas rurales e indígenas y 30 por ciento, de centros urbanos.

De paso, Bogotá también ofrece en su aniversario número 464 una opción de entretenimiento a través de esos objetos autóctonos que identifican al país en el mundo.

Manofacto 2002. Plaza de los Artesanos. Teléfono 6216393. Del 2 al 11 de agosto. Valor: 3.000 pesos, adultos. Niños menores de 12 años no pagan.