Archivo

CIMIENTOS PARA EL NUEVO GOBIERNO

Con la necesidad de edificar 1 900.000 viviendas y, aproximadamente, 50 billones de pesos para hacerlo, el Gobierno saliente -a través del ministerio de Desarrollo- les puso las cartas sobre la mesa a todos los involucrados en el tema durante Foro Internacional de Vivienda que culminó ayer, en Cartagena.

03 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Con la necesidad de edificar 1 900.000 viviendas y, aproximadamente, 50 billones de pesos para hacerlo, el Gobierno saliente -a través del ministerio de Desarrollo- les puso las cartas sobre la mesa a todos los involucrados en el tema durante Foro Internacional de Vivienda que culminó ayer, en Cartagena.

El nuevo Gobierno recibe una política de vivienda social en Colombia que no se puede desconocer, pero que aún falta mucho por hacer , dijo el jefe de esa cartera, Eduardo Pizano, quien agregó que dinero hay (fondos de pensiones, cooperativas de trabajadores, etc.); sin embargo, se requieren más iniciativas para concentrar los esfuerzos .

Y es que a pesar de los momentos críticos, el auge del último año en la construcción ha redundado en desarrollo para 570 de los 1.088 municipios del país que ya tienen Plan de Ordenamiento Territorial. De hecho -anota Pizano-, el cubrimiento en subsidios llegó a 644, lo que legitima el esfuerzo de las autoridades locales. Gracias al leve crecimiento de la finca raíz, 6 millones de familias han recuperado su patrimonio representado en una casa".

Por eso, el hecho de que exista un marco legal claro y con visión de largo plazo ya es una ganancia , señaló el director de Vivienda del Ministerio, Alvaro J. Cobo, quien destacó que se lograron avances en varios temas.

La devolución del IVA a los constructores, las exenciones tributarias para los estratos medios y altos en las cuentas de Ahorro para el Fomento de la Construcción (AFC), los subsidios en especie, el crédito del IFI para capital de trabajo a proveedores, los esquemas para rehabilitar a constructores mal calificados y un acuerdo mancomunado para consolidar la vivienda son algunos de ellos .

Con ese entorno, el último certamen del gobierno Pastrana dejó una serie de propuestas que sus autores entregaron de una forma juiciosa.

Por ejemplo, Luis Fernando Gómez, presidente del Fondo Nacional de Ahorro (FNA), instó a las autoridades bancarias a que otorguen subsidios a los compradores de sus propias daciones en pago, dinero que se descontaría de sus obligaciones tributarias del año siguiente; eso sí, sin eliminar los descuentos de hasta el 25 por ciento que manejan actualmente.

"Hoy tienen 9.000 daciones en pago. Por lo tanto, sería ideal para librarse de la carga de los gastos de administración y, de paso, para quitarle el freno a la oferta nueva. Así, no tocaría hacer esfuerzos fiscales ni inversiones significativas", anotó Gómez.

También se dejó entrever la idea de que los contratistas puedan hacer aportes voluntarios a los fondos de cesantías para pedir créditos blandos después de tres años. En el área de la construcción misma, las propuestas retoman la posibilidad de renovar los centros históricos mediante la construcción de vivienda social subsidiable en los edificios desocupados o listos para remodelar.

Pero las iniciativas no fueron colombianas únicamente. Alejandro Alvarado, profesor de economía del Instituto de Empresas de Madrid (España) recomendó utilizar los impuestos que genera la obra, entre el 22 y el 28 por ciento del total de venta, específicamente para generar subsidios. Sería interesante construir por etapas, de tal forma que cada vez que se termine una queden los dineros para aplicar los subsidios de la siguiente; al final de la obra quedaría el capital para iniciar un nuevo proyecto , indicó.

Otras propuestas.

-Elsa Patricia Bohórquez, gerente de la empresa de renovación Urbana: en Colombia, el 75 por ciento de la población vive en las ciudades y, en ese sentido, deben ofrecer las condiciones necesarias para que los habitantes tengan verdadera calidad de vida .

Por eso, proponemos que la expropiación y todas las posibilidades que ofrece la Ley 388 se rutinicen para hacer un trabajo verdaderamente integral sobre el territorio e impulsar la renovación urbana con viviendas que tengan la infraestructura necesarias para hacer una ciudad viva .

-Diego Echeverry, director del programa de ingeniería civil de la Universidad de los Andes y moderador de la mesa que busca soluciones a la calidad y la disminución de costos de construcción, expresó que en este grupo todas las propuestas giran alrededor de dos grandes campos: la supresión de trámites que incrementa el valor de la vivienda por los tiempos de espera para las ventas finales. Para que funcione, la vivienda tiene que ser negocio y para un constructor no tiene sentido industrializarse para edificar rápidamente si igual debe esperar mas para vender".