QUÉ TAN PATRIOTAS SOMOS

QUÉ TAN PATRIOTAS SOMOS

Aunque solo el 19 por ciento de los colombianos se consideran muy patriotas, un 36 por ciento apoya el llamado de las reservas que propone el Gobierno de Alvaro Uribe Vélez.

04 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Aunque solo el 19 por ciento de los colombianos se consideran muy patriotas, un 36 por ciento apoya el llamado de las reservas que propone el Gobierno de Alvaro Uribe Vélez.

Un Opinómetro realizado esta semana entre 1050 personas de todo el país, muestra tambien que apenas un 29 por ciento aceptaría que un hijo reservista (soldados retirados del servicio, pero con la capacidad de enrolarse) se uniera al Ejército. La cifra es muy coherente con la imagen que se tiene del servicio militar, que es buena, según los consultados, en un 32 por ciento.

El asunto del patriotismo, implícito en una hipotética respuesta positiva de los colombianos a un llamado de reservas, volvió a tener vigencia luego de que la designada ministra de Defensa, Marta Lucía Ramírez, anunció la semana pasada que para luchar contra la guerrilla, las autodefensas y el terrorismo es probable que haya un llamado a las reservas.

No especificó cuál sería el número de reservistas requeridos, ni cuando, ni cómo ser hará la incorporación. Pero ya han surgido no solo reacciones en contra, sino que, en sentido contrario, al parecer ya hay voluntarios que se han presentado en las zonas de reclutamiento.

El patriotismo, segun el sociólogo Miguel Angel Martínez es ese sentimiento que despierta el pertenecer a un país, y solo irrumpe hoy con el fútbol y cuando surgen rivalidades entre países.

Ello explica que haya relativamente poco entusiasmo por la idea de tomar las armas como una demostracion de patriotismo: La guerra es entre hermanos y el desgarramiento interior acaba con la unidad nacional .

Historiadores como Alfredo Iriarte o Alvaro Tirado Mejía precisan que este sentimiento aflora principalmente cuando hay una agresion de otra nacion.

Lo confirma el general en retiro Alvaro Valencia Tovar: El sentido patriótico se adormeció. Y solo las guerras o invasiones extranjeras lo despiertan .

Los historiadores coinciden en que el momento de mayor fervor patriótico se presentó en 1932, año en el que se desató la guerra entre Colombia y Perú, en el que los reservistas fueron esenciales.

Este conflicto obligó al primer gran llamamiento de las reservas (soldados retirados, pero con la capacidad de enrolarse) en el último siglo. Valencia Tovar recuerda que se convocaron a las reservas de Cauca, Huila y Nariño para completar el Ejército que iba a operar en la zona de guerra.

Hubo mucho entusiasmo porque se trataba de una agresión externa, injusta y alevosa. Y las señoras, más en un acto simbólico que económico, decidieron regalar sus argollas de matrimonio , relata Iriarte.

El también historiador Camilo Calderón asegura que ese día la aglomeración de mujeres semejaba una jornada electoral de hoy.

Alvaro Tirado Mejía dice que por fortuna no ha habido otra guerra externa, como la del Perú. Tal vez un par de incidentes con Ecuador durante uno de los gobiernos de Tomás Cipriano Mosquera y la pérdida del Canal de Panamá por la que jóvenes cita intentaron organizar expediciones para recuperarlo.

En julio de 1944 se presento un segundo caso de llamamiento a reservas, luego de que una ley les impuso a los coroneles Diógenes Gil y Eurípides Márquez la obligacion de comandar tropas en campana si querian ascender a generales.

Como las tropas no eran suficientes para conformar dos brigadas, se hizo un llamamiento a las reservas parcial y por zonas. Asi se formaron una en Cali (con Márquez) y otro en Pasto (Con Gil).

Cada brigada llego con 700 reservistas, que se dispuesieron a entrenar casi de inmediato. Pero esta convocatoria termino en desastre, asegura Valencia Tovar.

Hubo un intento de golpe contra el presidente Alfonso López Pumarejo. Gil lo apresó en Pasto y algunos oficiales conspiradores decidieron comprometer a las reservas para que lucharan en el Pacífico en favor de los estadounidenses en plena Segunda Guerra Mundial. Los reservistas se sublevaron e intentaron huir con sus fusiles hacia sus casas, pero pronto fueron dominados .

Gracias a que no hubo suficiente apoyo de otras guarniciones militares, semejante enredo concluyó cuando López fue liberado el 12 de julio.

En su ausencia, Dario Echandia asumio la presidencia. Alberto Lleras Camargo, ministro de gobierno, a traves de la radio. Y a los conspiradores se les hizo un juicio.

La tercera y última convocatoria a las reservas ocurrio durante las elecciones presidenciales de 1986, debido al escaso pie de fuerza existente para afrontar los problemas de orden público que planteaban los movimientos guerrilleros como el M-19, Epl y Quintín Lame.

En aquella ocasion, se hizo nacionalmente y solo cobijó a los reservistas de primera clase (menores de 30 años). Gracias a la medida, transcurrio sin problemas la eleccion del liberal Virgilio Barco Vargas.

Caso Mundial.

Si de la respuesta al llamamiento de voluntarios se trata, la guerra de secesión (lucha entre el norte y el sur en estados Unidos) fue el gran ejemplo.

Muchos hombres del sur estaban convencidos de la causa de la esclavitud combatieron. Y varios de los del norte, Yankies (llamdos así por sus rivales), que eran los industriales adinerados, prefirieron, en algunos casos, pagarles a otros hombres para que combatieran por ellos.

Se calcula que medio millar de hombres participó voluntariamente de este conflicto. En la Segunda Guerra Mundial, los hombres, especialmente franceses y alemanes, también se regalaban para combatir por su patria. Esto hizo que las mujeres entre tanto, tuvieran que trabajar en las fábricas de guerra y armamento.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.