Archivo

SURCOS AGROINDUSTRIALES

Ostentaríamos imbecilidad si, en estos momen tos de dificultad, desatendiéramos a una región funcional que nos puede llegar a ofrecer empleo permanente para otros 561 mil 721 colombianos y colombianas. Alcanzarlo exige activar tres millones 73 mil 400 hectáreas de los más de cuatro millones de hectáreas que conforman los 57 municipios que interactúan en la cota inferior a los mil metros sobre el nivel del mar de la cuenca del río Magdalena entre Puerto Berrío (Antioquia) y Tamalameque (Cesar).

04 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Ostentaríamos imbecilidad si, en estos momen tos de dificultad, desatendiéramos a una región funcional que nos puede llegar a ofrecer empleo permanente para otros 561 mil 721 colombianos y colombianas. Alcanzarlo exige activar tres millones 73 mil 400 hectáreas de los más de cuatro millones de hectáreas que conforman los 57 municipios que interactúan en la cota inferior a los mil metros sobre el nivel del mar de la cuenca del río Magdalena entre Puerto Berrío (Antioquia) y Tamalameque (Cesar).

Esto demanda acoger y asumir un proceso de interacción cultural participativa en fragmentos de los departamentos de Antioquia, Santander, Cesar, Bolívar, Norte de Santander, y Magdalena, donde hay una unidad ecológica de bosque húmedo tropical y su transición a bosque seco que permite adoptar un sistema educativo común para generar un sentido de pertenencia agroindustrial desde la formación preescolar hasta el posgrado y la investigación.

Lo anterior permite consolidar una pertenencia alrededor de una cultura productiva en actividades como bananito de exportación, palma africana, caucho, cacao, horticultura, acuicultura, búfalos, fruticultura, bovinos, forestales maderables, cereales y algodón.

EN materia de posgrados, por supuesto que quien quiera algún día volver a reascender con dignidad a esa denominación tiene que demostrarnos su participación en la innovación al servicio de la producción en ejercicios como la propuesta madurada por los profesores Jesús Octavio Puyana Morantes, Viviana Vargas, Armando Martínez Garnica, María Smaya González Delgado, Luis Albino León Silvestre, y Silvia Juliana Zárate.

En cinco años, si se acoge con juicio lo planteado para el desarrollo agroindustrial de esta región funcional por Fundewilches, que coincide en buena parte con lo dicho por los conciudadanos Carlos Gustavo Cano Sanz y Roberto Junguito Bonet, veremos en ese territorio la generación de 46 mil nuevos empleos en las actividades agroindustriales expuestas.

Si Junguito no hace estorbo dentro de cinco años veremos produciendo a 279 mil 570 hectáreas nuevas de esa región funcional que aportarán anualmente cinco millones 892 mil toneladas de alimentos adicionales, e incrementarán en siete billones 930 mil 100 millones de pesos el producto nacional anual.

Estas oportunidades no se pueden mirar con evasivas en nuestro país; se deben asumir con responsabilidad y entusiasmo, echándole cuanto antes al carriel obras jalonadoras de ese proceso como la transversal Cúcuta Bucaramanga Troncal del Magdalena Medio y la transversal Vélez Troncal del Magdalena Medio, entre otras, al igual que la recomposición de todos los puertos estratégicos y la recuperación de la navegabilidad del Magdalena entre Puerto Berrío y Tamalameque.

*Periodista, analista socioeconómico.