Archivo

FAUNA VENENOSA DE COLOMBIA

En Colombia se presentan unos 2.500 casos de mordedura de serpiente al año mal contados , de los cuales 100 suelen terminar con muerte del paciente. Otra gran cantidad deja secuelas, como problemas renales y neurológicos, o requiere la amputación del miembro afectado. Las publicaciones y estadísticas sobre accidentes con otros animales son muy pobres o no existen, a pesar de que las especies venenosas del país incluyen sapos, arañas, abejas, peces y hasta orugas.

04 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

En Colombia se presentan unos 2.500 casos de mordedura de serpiente al año mal contados , de los cuales 100 suelen terminar con muerte del paciente. Otra gran cantidad deja secuelas, como problemas renales y neurológicos, o requiere la amputación del miembro afectado. Las publicaciones y estadísticas sobre accidentes con otros animales son muy pobres o no existen, a pesar de que las especies venenosas del país incluyen sapos, arañas, abejas, peces y hasta orugas.

La investigación disponible está muy orientada a las serpientes y es poco representativa de la problemática real. Por eso, Daniel Pineda, médico especialista en toxinología (ciencia que investiga, entre otras cosas, animales venenosos y plantas tóxicas) decidió recopilar toda la información sobre la materia. El resultado es Accidentes por animales venenosos, libro dirigido principalmente a médicos y biólogos que quieran conocer más sobre estas especies, pero con información interesante para el público, como conductas de los animales y tratamiento en caso de intoxicación. La obra fue editada por el Instituto Nacional de Salud, con el apoyo de Colseguros.

El tema de los animales venenosos está bastante olvidado en Colombia afirma Pineda . Como la academia se concentra en las grandes ciudades, donde no se presentan casos, los médicos creen que estos accidentes son exóticos . Pero la experiencia en zonas rurales es muy diferente: Mientras estuve en el Amazonas vi cerca de 15 accidentes ofídicos en 10 meses, pero sólo un infarto. En mi carrera tuve muchas clases sobre infarto, pero nunca sobre mordedura de serpiente .

Información insuficiente.

La escasez de información sobre accidentes con animales venenosos está muy relacionada con que su principal escenario sean áreas rurales. Se trata de zonas con poco acceso a centros de salud, en las que la gente recurre al curandero o a otro tipo de tratamiento. En las pocas oportunidades en que los pacientes llegan al hospital, su caso se registra en la categoría otro tipo de intoxicación , en la que se incluyen accidentes que no involucran animal. Por eso, explica Pineda, los 2.500 casos anuales de mordedura de serpiente que calcula el Ministerio podrían ser más y no están registrados de manera adecuada. Ni hablar de los accidentes con otros animales. En una recolección de datos en un hospital de Riohacha (Guajira) se registraron 25 casos de accidente por animal venenoso en un año, que incluían arañas, abejas, escorpiones, ciempiés y serpientes. Ahí empieza uno a darse cuenta de que el principal problema en Colombia es la falta de información sobre el fenómeno , dice Pineda.

El comentario no solo se refiere a las estadísticas, sino al conocimiento general: Dentro del gremio médico se piensa que la picadura de escorpión genera la muerte por reacción alérgica y no por el efecto de la neurotoxina que tiene el veneno , agrega. Por eso, muchos casos son subdiagnosticados. La investigación le permitió a Pineda determinar que, por su frecuencia y efectos, la mordedura de serpiente es la situación más grave que enfrenta Colombia en esto. La picadura de abeja es el segundo accidente más peligroso en el país, pero en este caso sí se presenta más por reacción alérgica que por ataques masivos.

De ahí en adelante hay un desconocimiento impresionante . Por ejemplo, se sabe que en los Llanos hay más casos de picadura de raya que de mordedura de serpiente, pero no hay cifras concretas. La mordedura de araña parece ser un fenómeno muy raro, pero tiene que existir, solo que no se diagnostica. No es lógico que en territorio colombiano existan todas las especies de arañas venenosas y no se registren casos, cuando sí hay en el resto de Suramérica .

Hay pocas publicaciones relacionadas con picadura de escorpión, pero la gran mayoría de estos animales no son peligrosos o solo representan riesgo para menores. Los accidentes con aguamalas y otros animales marinos son frecuentes, pero su gravedad es baja. Puede haber casos fatales de accidentes con medusas, pero no se han reportado en Colombia .

Hace un par de años se empezaron a presentar casos de accidentes con orugas, que por ahora solo se han diagnosticado en Casanare. Uno provocó la muerte del paciente. El peligro de esta especie se identificó en Venezuela desde 1969 y en Brasil hace ya 20 años.

Le recolección de información en Colombia es muy difícil. Casi siempre hay que recurrir a otros países de América Latina con fauna similar. Muchos de los libros ni siquiera se consiguen aquí. En las facultades de medicina (salvo la de la Universidad Nacional) no se enseñan estos temas , concluye Pineda. Por eso, está empeñado en que los mil ejemplares de la primera edición de Accidentes por animales venenosos impulsen esta materia.

REFERENCIAS.

Daniel Pineda había publicado artículos sobre mordedura de serpiente y picadura de escorpión que le sirvieron como motivación para escribir Accidentes por animales venenosos, labor que tomó cerca de tres años. Un grupo de estudiantes de último año de medicina de la Universidad Nacional colaboró en la recolección de información.

Cada capítulo está dedicado a una especie y fue desarrollado con asesoría de especialistas: Juan Manuel Rengifo, autoridad en serpientes y ranas; Angela Amarillo, especialista en polillas y mariposas; Eduardo Flórez, en mordedura de araña y picadura de escorpión; Carlos Sarmiento y Fernando Fernández, en picadura de himenópteros (abeja, avispa y hormiga), y Liliana Hernández, en accidente y envenenamiento por peces y animal marino. El material fotográfico fue recogido por el autor y sus asesores.

Pineda destaca el soporte bibliográfico: No hay un párrafo salvo los de mi experiencia clínica que no tenga referencia . Pineda es médico de la Universidad Nacional, con posgrado en salud ocupacional. Hizo un curso de especialización en toxinología en Brasil. Ha trabajado en el Instituto Nacional de Salud y Colseguros, entre otras entidades. Durante cinco años ha dictado clase como invitado en la Nacional y ahora es profesor ad honorem.

Accidentes con animales venenosos ya está disponible.Información enanimalesvenenosos@yahoo.com ydanielpineda@mac.com