Archivo

BESTSELLER FRANCÉS

Octave Parango, creativo publicitario, un joven triunfador, forma parte de quienes deciden lo que el público deseará mañana: un escritor publicitario es el autor de aforismos que venden . Pero asqueado de esa industria y sus manipulaciones, decide escribir un libro en el que denunciará los entresijos de la publicidad, para así conseguir que le despidan de la poderosa agencia en la que trabaja. Es el punto de partida de 13 99 euros (Anagrama), en el que el narrador protagoniza un enloquecido viaje a los infiernos rituales -droga, sexo y violencia- con un estilo que ha sido comparado con Bret Easton Ellis y también con Michel Houellebecq, quien le animó a escribir el libro auténtico sobre el medio publicitario .

04 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Octave Parango, creativo publicitario, un joven triunfador, forma parte de quienes deciden lo que el público deseará mañana: un escritor publicitario es el autor de aforismos que venden . Pero asqueado de esa industria y sus manipulaciones, decide escribir un libro en el que denunciará los entresijos de la publicidad, para así conseguir que le despidan de la poderosa agencia en la que trabaja. Es el punto de partida de 13 99 euros (Anagrama), en el que el narrador protagoniza un enloquecido viaje a los infiernos rituales -droga, sexo y violencia- con un estilo que ha sido comparado con Bret Easton Ellis y también con Michel Houellebecq, quien le animó a escribir el libro auténtico sobre el medio publicitario .

Novela cruel, panfleto insolente y alegato contra la manipulación consumista, 13 99 euros se convirtió en un fenómeno de masas en Francia, uno de los mayores bestseller de los últimos años. Esta novela describe el maravilloso mundo de la comunicación: mundo en el que se gastan millones para despertar entre personas que no pueden permitírselo el deseo de comprar lo que no necesitan. Es un libro sobre nuestra sociedad, la vuestra, la mía, la que contribuí a forjar durante mi presencia en las agencias de publicidad, la que todos hemos dejado crecer por despecho , dice el autor, al tiempo que recuerda que la experiencia de Octave está inspirada en la suya: poco antes de publicar su novela, Frédéric Beigbeder fue despedido de Young & Rubicam, agencia en la que trabajaba.

Estas algunas críticas: Un heraldo de la joven literatura francesa dice Le Figaro. Un cuento picante que sucede en un ambiente de tiburones, el dólar en las pupilas, las narices polucionadas por la cocaína y el cerebro nublado por el éxito fácil. Impregnado de anticonformismo anglosajón, el autor se reconoce muy influenciado por autores norteamericanos, de Miller a Bukowski, pasando por Kerouac (Emmanuelle Jowa, Le Matin). Beigbeder, escritor y joven príncipe del planeta publicitario, no deja títere con cabeza . (FranNourissier, Le Point). Un adiós a la publicidad mediante una novela enloquecida y terrorífica . (Le Monde). Beigbeder habría podido escribir un panfleto, pero ha logrado la proeza de convertirlo en novela, primero ligera, luego cruel ... (JérGarcin). Sin falsa publicidad, este libro vale lo que cuesta: es decir, relación adecuada calidad-precio (André Rollin, Le Canard Encha