Archivo

HARRISON FORD, EL REY DE LA TAQUILLA

Harrison Ford hace un gesto con su boca y confirma que lo que menos le gusta de su carrera es lidiar con la prensa. Indiana Jones, Han Solo, Jack Ryan son algunos de los papeles con los que ha logrado batir varias marcas de taquilla. A la entrevista, llegó luciendo una camiseta azul oscura, de algodón, y unos jeans desteñidos.

04 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Harrison Ford hace un gesto con su boca y confirma que lo que menos le gusta de su carrera es lidiar con la prensa. Indiana Jones, Han Solo, Jack Ryan son algunos de los papeles con los que ha logrado batir varias marcas de taquilla. A la entrevista, llegó luciendo una camiseta azul oscura, de algodón, y unos jeans desteñidos.

Lo primero que se nota es la cicatriz en su quijada, exactamente como ha quedado registrada en cientos de imágenes en la pantalla grande. Sus ojos verdes se ven menos brillantes y más evasivos, lo que hace pensar que el héroe de héroes es, después de todo, tímido. Una que otra sonrojada durante la entrevista dan peso a esta teoría. También salta a la vista ese arete en su oreja izquierda, algo que no encaja con el resto del conjunto. Pero cuando su voz grave y pausada se escucha, su presencia de alguna forma se vuelve más solemne. Todavía, a los 60 años, Ford, el héroe favorito de Hollywood, sigue siendo, sin duda, un hombre atractivo.

El encuentro tiene lugar durante una calurosa tarde en una suite del hotel Essex House, con vista al Central Park, en el centro de Manhattan. El actor ha expresado en más de una ocasión su incomodidad con los periodistas, pero esta vez tiene una misión clara: promocionar K-19, la cinta que coprotagoniza con Liam Neeson y que se estrenó este fin de semana en Estados Unidos. En Colombia se proyectará en diciembre.

Lo curioso, en esta ocasión, es que Ford personifica a un ruso, el capitán Alexei Vostrikov, comandante del submarino K-19, cuyo reactor nuclear falló en el Atlántico Norte en 1961, en plena Guerra Fría, poniendo al mundo al borde de una tercera guerra mundial. La película fue inspirada en hechos reales.

Ford recibió aparentemente 25 millones de dólares por su participación, la suma más alta pagada hasta ahora a una estrella de cine. Nadie se atreve a cuestionar el salario de un actor cuyas películas han recaudado más de 3.000 millones de dólares solo en Estados Unidos, 10 de ellas superando la marca de los 100 millones. Y aunque es consciente de su enorme éxito, Ford no se siente cómodo discutiendo su peso en el cine comercial de los últimos tiempos. No me importa reconocer que este es el único trabajo que tengo, el que sé hacer y lo único que he desarrollado por algún tiempoSoy feliz porque he tenido suficientes oportunidades y espero que continúen al seguir siendo comercialmente útil .

Contrario a lo que pueda pensarse, Ford no se robó inmediatamente el corazón de Hollywood cuando llegó a la Meca de cine, a comienzos de la década del setenta. Las llamadas de los directores no abundaban, así que para completar sus ingresos, el actor se dedicó a la carpintería. Todo cambiaría unos años después, con La guerra de las galaxias. Sobre su otra profesión, la estrella reconoce ahora que es un trabajo que no paga muy bien . No hay duda de que su imagen de héroe vende más que gabinetes para la cocina.

A qué atribuye su gran popularidad dentro de la audiencia?.

A la suerte de haber estado involucrado en películas que la gente disfruta viendo. Y trato de seguir haciendo cintas que el público quiera verMe interesa ayudar a contar historias que produzcan emociones, despierten empatía y, sobre todo, que entretengan .

Se puede reducir todo el fenómeno Ford a la suerte, que pasa con el talento?.

No todo el mundo tiene la suerte que tengo , dice con esa sonrisa a medias que ha sido uno de sus sellos.

El actor no se considera tan afortunado cuando se trata del asedio de la prensa. Tras su divorcio, después de 18 años de matrimonio con Melissa Mathison, su segunda esposa, los paparazzi han estado a la caza de imágenes del actor con su nuevo amor, la actriz de 37 años Calista Flockhart, protagonista de la serie Ally Mc Beal .

No me interesa lo que dice (la prensa) sobre mí, sino lo que dicen a cerca de las películas que hago, pero al final no, tampoco me importa lo que dicen sobre eso. Lo que me interesa es la reacción de la audiencia. Mi trabajo es lo que me importa .

Mientras habla, Ford no deja de mover entre sus manos una botella de agua Evian, lo cual sugiere cierta incomodidad. Cuando empieza a responder las preguntas antes de que éstas terminen de ser formuladas, el mensaje es claro: quiere terminar lo más pronto posible.

Pero aún falta un par de temas por abordar.

Qué papel ha tenido mayor impacto en su vida profesional?.

El de La guerra de las galaxias. Fue después de esa cinta que empezaron a ofrecerme papeles protagónicos. Hasta entonces nunca había sido parte de un verdadero éxito .

Y cómo le pareció la última de la serie, El ataque de los clones?.

No la he visto, vi la anterior (La amenaza fantasma). Es un tipo de película muy diferente, hecha para una generación diferente .

Ford es de los que nunca ve sus películas después de su estreno inicial: Siempre quiero que sean mejor, pero en ese punto ya no hay nada que hacer , dice.

Padre de cuatro hijos y abuelo de un niño de 9 años, el actor ha tratado de llevar una vida privada lo más ordinaria posible, en su rancho en Wyoming, muy lejos de Hollywood, donde puede dedicarse por largas temporadas a su otra pasión, volar. Además de piloto, también es un importante activista del medio ambiente, a través de la organización Conservation International. Gracias a esta actividad, dice, ha visitado varios países de América Latina, entre ellos Venezuela y México.

Según amigos y compañeros de trabajo, la estrella nunca se toma en serio su fama, pero muchas veces es difícil ignorarla. Un día tuve que viajar a Nueva York (estábamos filmando en Canadá) y Harrison se ofreció a llevarme en su avión. Cuando se sentó en la silla del piloto y se puso los audífonos, volví de repente a ser un niño de 12 años: allí estaba yo, sentado junto a Han Solo, fue una imagen fantástica. En ese momento quise llamar a todos mis amigos, pero tuve que disimular , dice Christian Camargo, quien actúa junto a Ford en K-19.

Otro personaje con el que Ford ha dejado huella es Indiana Jones, cuya cuarta etapa esta siendo discutida por Steven Spielberg y George Lucas. Aun no hay nada seguro. Primero tengo que ver el guión. Si la historia es buena, lo haré, nunca me he resistido a la idea. Pero no me comprometo a nada sin un guión. Es muy complicado, con muchos elementos técnicos y políticos .

El guión fue lo que no lo convenció cuando le ofrecieron por tercera vez el papel de Jack Ryan, el analista de la CIA que personificó en Juegos de Patriotas y Peligro Inminente. El papel terminó en manos de Ben Affleck, en The Sum of all Fears (La suma de todos los miedos). Aparentemente hubo algunos cambios en el guión , dice Ford.