Archivo

SAYCO-ACINPRO, A DEBATE

Sólo hasta esta semana la administración municipal de Bucaramanga definirá si la propuesta del alcalde Iván Moreno Rojas de no exigir a los establecimientos el pago del impuesto de Sayco-Acinpro, es viable jurídicamente. Mientras el Municipio se pronuncia, los funcionarios de la entidad recaudadora insisten en que el tributo a la utilización de la música y la televisión debe cobrarse.

05 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Sólo hasta esta semana la administración municipal de Bucaramanga definirá si la propuesta del alcalde Iván Moreno Rojas de no exigir a los establecimientos el pago del impuesto de Sayco-Acinpro, es viable jurídicamente. Mientras el Municipio se pronuncia, los funcionarios de la entidad recaudadora insisten en que el tributo a la utilización de la música y la televisión debe cobrarse.

El secretario de Gobierno, Augusto Rueda González, dijo que tras elevarse una consulta a la Oficina Jurídica, en las próximas horas se conocería si es viable legalmente que los propietarios de establecimientos públicos dejen de pagar la tarifa que se ha venido pagando en los últimos años.

La propuesta del Alcalde se basó en las múltiples quejas de los comerciantes de la ciudad quienes aseguran sentirse atropellados por los funcionarios de la Sociedad de Autores y Compositores, que no han aceptado concertar la tarifa a cobrar para cada negocio.

El representante legal de Sayco-Acinpro, Hebert Vásquez Pinzón, manifestó estar en desacuerdo con la determinación oficial porque, según él, no es decisión del Alcalde ejecutar el cumplimiento de una orden o ley nacional.

"Es una extralimitación de poderes del Alcalde" precisó el asesor, quien agregó que funcionarios de la institución realizan los procesos de concertación que exige la Ley para que los dueños de establecimientos no se sientan lesionados en sus intereses económicos.

La Alcaldía manifestó que son más de 800 denuncias las expuestas por los tenderos, dueños de restaurantes y establecimientos nocturnos y aseguró tener copias de denuncias de gremios como Utecol y Fenalco.

Javier Esparza, representante legal de la Asociación de Comerciantes y Tenderos de Santander (Asotenderos), aprobó la iniciativa del Alcalde, pero dijo que es necesario implementar el proceso de concertación de tarifas para llegar a acuerdos que beneficien tanto a Sayco como a los comerciantes de la ciudad.

La ley que tiene enfrentados a los funcionarios de Sayco y la Administración Municipal es la 232 de 1995, que en su artículo 2 obliga a los propietarios de establecimientos comerciales donde se ejecutan públicamente obras musicales, a presentar comprobantes de pago por concepto de derechos de autor.

A pesar de que algunos contribuyentes de la ciudad ya se encuentran a paz y salvo con el pago del impuesto a Sayco-Acinpro, si en el mes de diciembre no se llega a un acuerdo colectivo de la tarifa, será el Ministerio del Interior el autorizado para fijarla.

Varios dueños de establecimientos donde se utiliza la música como gancho para los clientes insisten en que se deben modificar los parámetros que se están utilizando para el cobro del impuesto, porque hoy en día se cobra lo mismo por encender un televisor o un equipo de sonido una hora que por poner música todo el día.

El alcalde Moreno Rojas dijo que mantendrá su iniciativa hasta que los representantes de Sayco-Acinpro y los delegados de los tenderos y demás dueños de negocios se reúnan para definir nuevas tarifas.

FOTO. Archivo/EL TIEMPO.

LOS QUEJOSOS dicen que, para efectos de Ley, vale lo mismo prender un radio durante una hora que programar música durante todo el día.