Archivo

LOS EXPORTADORES, LAS NUEVAS VÍCTIMAS DE LA CRISIS EN BRASIL

Mientras el secretario del Tesoro estadounidense, Paul O Neill, daba inicio a una gira de cuatro días por Sudamérica, donde las economías de la región entran en crisis a un ritmo alarmante, la situación de Brasil se veía cada vez más apremiante. Al mismo tiempo, funcionarios de Estados Unidos dijeron que Washington suministraría un préstamo de emergencia de US$1.500 millones a Uruguay para ayudarlo a lidiar con las condiciones que obligaron el cierre de los bancos la semana pasada. (VER GRAFICO: DE VUELTA A LA REALIDAD)

05 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Mientras el secretario del Tesoro estadounidense, Paul O Neill, daba inicio a una gira de cuatro días por Sudamérica, donde las economías de la región entran en crisis a un ritmo alarmante, la situación de Brasil se veía cada vez más apremiante. Al mismo tiempo, funcionarios de Estados Unidos dijeron que Washington suministraría un préstamo de emergencia de US$1.500 millones a Uruguay para ayudarlo a lidiar con las condiciones que obligaron el cierre de los bancos la semana pasada.

(VER GRAFICO: DE VUELTA A LA REALIDAD).

La asistencia estadounidense (la primera vez que el gobierno de Bush ha acordado suministrar apoyo directo a un país en problemas económicos) será en forma de un préstamo que deberá ser pagado en cuestión de días una vez Uruguay reciba un nuevo paquete de crédito del Fondo Monetario Internacional, dijeron los funcionarios.

Pero la confusión en el mercado financiero se está filtrando más rápido que nunca en la economía real, a medida que los bancos, cada vez más aversos al riesgo, estrechan las líneas de crédito, aumentan los costos de los préstamos y las compañías quedan atrapadas entre los proveedores mezquinos y los compradores que no pagan.

El daño se está volviendo evidente a nivel de compañías bien establecidas e industrias básicas. Gracias a una cosecha récord, comercializadores de café como Jorge Esteve eran optimistas a cerca de las exportaciones este año. Pero los bancos empezaron a dejar de otorgarle financiación para exportar, un rechazo que no había experimentado en 22 años en el negocio. En un momento crítico, estamos teniendo serios problemas en la obtención de líneas de crédito , dice Esteve de Esteve SA, comercializadora de café.

Algunos banqueros estiman que la financiación comercial a corto plazo de Brasil se ha reducido en casi la mitad este año. En una conferencia telefónica con inversionistas patrocinada por UBS Warburg, el gobernador del banco central Armínio Fraga dijo el viernes que el crédito disponible estaba entre US$13.000 millones y US$14.000 millones, solo US$2.500 millones menos que el punto máximo de hace un año. De mayor preocupación, dijo, era la reducción de los vencimientos de las líneas de crédito, pero agregó que el estrechamiento sustancial y preventivo sería revertido después de que el acuerdo del FMI sea cerrado y de que la confianza de los inversionistas sea restaurada.

Muchas compañías multinacionales ven solo costos más altos, márgenes más reducidos, y ventas en declive. Jose Tadeu Alves, presidente de la unidad brasileña de Merck & Co., proyecta que las compañías farmacéuticas verán una caída de beneficios del 12% al 13% si la moneda de Brasil, el real, se estabiliza a 3,30 frente al dólar. Después de alcanzar el miércoles un punto débil histórico de 3,47, el real cerró a 3,01 el viernes.

LG Electronics de Corea importa el 80% de los componentes que usa para ensamblar computadoras en Brasil, colocándola a merced de los vaivenes de la moneda. Pero aunque no ha aumentado los precios, algunos de sus clientes corporativos más grandes han detenido los pedidos de computadoras. Las compañías no saben lo que van a hacer , dice Marcio Vidal, director de ventas de computadoras de LG en Brasil. Es difícil tomar decisiones cuando la moneda fluctúa 5% en un solo día .

Las incertidumbres financieras suman preocupaciones a la industria automotriz de Brasil, ya con exceso de capacidad. Ahora con un real históricamente débil aumentando los costos y reduciendo ingresos estamos intentando convertir dos menos en un más , dice Voljer Barth, presidente de la unidad brasileña del fabricante de autopartes Delphi Corp. Por ahora, estoy minimizando importaciones y manteniendo solo inventarios de seguridad , dice.

Lawrence Pih, presidente de Moinho Pacífico, el mayor molino de América Latina, enfrenta un efecto negativo triple. Con la depreciación del real, los precios de la harina importada se han disparado 108% en cinco meses.

Las tasas de interés en dólares están el doble de lo que estaban solo meses atrás. Y, el ejecutivo no puede pasar todo el costo a sus clientes. Como resultado tenemos márgenes negativos , dice Pih. Nos están exprimiento por todos lados .