Archivo

HAY MUCHOS PROBLEMAS COMO PARA AYUDAR A LATINOAMÉRICA

Las economías suramericanas se tambalean cada vez más, con la recesión declarada por la Cepal, la caída del real brasileño y récord del riesgo país, el deterioro del peso uruguayo y el cierre de la banca, y un horizonte argentino sombrío. (VER GRAFICA: AMERICA LATINA:TRANSFERENCIAS NETAS DE RECURSOS EXTERNOS)

05 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Las economías suramericanas se tambalean cada vez más, con la recesión declarada por la Cepal, la caída del real brasileño y récord del riesgo país, el deterioro del peso uruguayo y el cierre de la banca, y un horizonte argentino sombrío.

(VER GRAFICA: AMERICA LATINA:TRANSFERENCIAS NETAS DE RECURSOS EXTERNOS).

Y justo en medio de esa situación, la región no puede contar con la ayuda de los inversores del norte, preocupados en resolver la debacle de sus propios mercados financieros.

Afectados por la desaceleración de 2001 y los atentados del 11 de septiembre, los inversionistas de Europa y Estados Unidos comenzaron a abandonar a los países emergentes. Buena prueba de ello es el aumento del riesgo que perciben los inversionistas y la caída en un 28 por ciento de las inversiones directas extranjeras de Estados Unidos el año pasado, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde). Los capitales suramericanos también empezaron a abandonar a sus propias economías.

Abrumados por una cuantiosa deuda exterior y dependientes de la llegada de sus productos -en su mayoría materias primas agrícola- a los mercados occidentales, los países suramericanos no tienen más opción que recurrir a la ayuda internacional y están a merced del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por eso el nuevo ministro uruguayo de Economía, Alejandro Atchugarry, hizo un llamamiento a la solidaridad internacional que podría quedar sin respuesta.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) desembolsó 460 millones de dólares a Uruguay en junio, que desaparecieron en aproximadamente dos semanas ya que las autoridades los utilizaron para apoyar a la banca y al peso y para hacer frente a sus deudas.

El Banco Central uruguayo se había gastado más de las tres cuartas partes de los activos de reserva para reforzar el peso. Pero dejó de intervenir en el mercado de cambio el mes pasado permitiendo flotar al peso.

Estados Unidos decidió condicionar las ayudas internacionales a la buena gestión, para así frenar la financiación de crisis económicas repetitivas.

Las declaraciones del secretario estadounidense de Tesoro Paul O Neill, que desencadenaron una crisis diplomática entre Brasil y Estados Unidos, fueron muy elocuentes.

Paul O Neill quiere que las futuras ayudas financieras a Brasil dependan de políticasque garanticen que el dinero no saldrá de Estados Unidos para cuentas bancarias en Suiza .

Esta es una nueva política de la que ya fue víctima Argentina desde finales del año pasado. El FMI se niega categóricamente a concederle ayudas suplementarias desde diciembre.

Economistas del Consensus Economics estiman que un acuerdo entre Argentina y el FMI aún es muy lejano pese a los esfuerzos del país suramericano por ajustarse a las exigencias en materia de reformas, sobre todo bancarias y monetarias.

Además, la crisis de confianza que azota actualmente los mercados occidentales, debido a los escándalos en la contabilidad de algunas sociedades en Estados Unidos, acaparan toda la atención de las autoridades a los dos lados del Atlántico.

Cuando las casas matrices se sienten amenazadas, reducen en primer lugar sus inversiones pero también su exposición en el extranjero, como sus filiales en los países emergentes , advertía a mediados de julio un consultor europeo experto en desarrollo.

La única solución para (los países suramericanos) actualmente es la de esperar a que los mercados occidentales se calmen. Pueden al mismo tiempo decidir medidas estructurales que requieren tiempo para ser eficaces , propuso el experto Vincent Lahuec.

-Aumentó el riesgo:.

El riesgo a corto plazo para las inversiones en América Latina aumentó en julio a su más alto nivel desde 1997, ya que a las inquietudes políticas se suman las repercusiones de la crisis argentina sobre las economías del continente, según un estudio del Economist Intelligence Unit (EIU).

En julio, el riesgo país medio para América Latina alcanza 56 puntos, justo un punto por arriba de Africa sub-sahariana, que es la región con más riesgo indicó en un comunicado el instituto de investigación que depende del semanario económico The Economist.

La confianza de los inversores, ya debilitada en gran medida por la caída argentina, se ve afectada por el crecimiento de la incertidumbre política en los cinco países andinos (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela), por el impacto de la crisis argentina en Uruguay, y por las incertidumbres provocadas por las elecciones en Brasil y en menor medida en Ecuador , subraya este estudio.

Los inversores se preguntan cada vez más si la deuda pública de varios países es soportable en momentos en que los ingresos son cada vez más raros.

Sólo Chile parece escapar al pesimismo, con buenas perspectivas de estabilidad hasta fines de año.

-Firmas europeas azotadas:.

La crisis económica y financiera en Suramérica azotó de lleno a importantes empresas europeas de diversos sectores -como el automovilístico, el agroalimentario, el de distribución o la banca- muy implantadas en esa región.

En Argentina, las ventas de Renault cayeron el 40 por ciento durante el primer semestre de 2002, en medio de un mercado moribundo en retroceso del 44 por ciento.

En cuanto a PSA, (Peugeot-Citron) sus ventas cayeron un 47 por ciento durante el primer semestre. Desde mayo de 2001 redujo los efectivos en un 36 por ciento y la fábrica de Buenos Aires alterna cierre y reapertura desde diciembre de 2001.

Argentina fue muy rentable para Renault, creo que lo volverá a ser , juzgó recientemente el director comercial, Francois Hinfray.

Fiat , líder en Brasil con un 26 por ciento de ventas, prevé una reducción de pedidos en 2002.

En Argentina, el grupo se limita a tener una fábrica que trabaja bajo mínimos y exporta prácticamente toda su producción.

Brasil era todavía estable hasta mayo, pero estos dos últimos meses, el mercado volvió a hundirse debido a las incertidumbres políticas , reconoció Eckhard Cordes, un directivo del grupo DaimlerChrysler.

En el sector agroalimentario, Danone tuvo una pérdida excepcional de 1.031 millardos de euros (prácticamente la misma cantidad en dólares) durante el primer semestre de 2002, en parte a causa de la situación en América Latina. Carrefour, que posee casi 200 establecimientos en Brasil y más de 150 en Argentina, asegura que se adaptó a la crisis .

En España, el primer banco del país, el Santander Central Hispano (SCH), que controla el tercer banco brasileño Banespa, estima que la economía de ese país no está contaminada por la crisis argentina.

Los directivos de HSBC, primer grupo bancario británico, muy implantado en Brasil y Argentina, consideran que no se va a algún sitio para retirarse tan pronto como la situación se deteriora .