Archivo

EL ESCANDALOSO NIVEL DE LA DEUDA

La deuda pública prendió las alarmas durante la administración del presidente Pastrana.

05 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

La deuda pública prendió las alarmas durante la administración del presidente Pastrana.

La sostenibilidad de la deuda fue también la manzana de la discordia en varios debates públicos y privados que sostuvieron la Contraloría General y el ministerio de Hacienda y muchos analistas que terciaron en el tema.

El nivel alcanzado de la deuda pública como proporción del PIB fue el motivo de la preocupación de analistas nacionales e internacionales.

Aunque con diferentes mediciones (Contraloría, Banco de la República y Crédito Público del ministerio de Hacienda), lo cierto es que la deuda del sector público sobrepasó el 45 por ciento del producto interno bruto, un nivel en el que todos coinciden es hora de parar.

La causa principal del incremento de la deuda es el déficit fiscal del gobierno, sostuvieron economistas en sus diversos análisis.

De acuerdo con las cifras del Banco de la República en marzo del 98 el saldo de la deuda externa (pública y privada) ascendía a 36.606 millones de dólares, un 37,2 por ciento del PIB.

Cuatro años después subió a 38.926 millones de dólares, es decir 45,2 por ciento del PIB.

Ello sin contar la deuda pública interna que creció a todo ritmo.

Según la Contraloría la deuda pública bruta de todo el sector público ascendía a finales del 2001 a 119 billones de pesos (63 por ciento del PIB).

El gobierno general tiene el 79 por ciento del total y las empresas públicas el restante 21 por ciento, lo cual indica que la deuda está concentrada en las administraciones de gobierno , señaló el Contralor, Carlos Ossa en un debate en el Congreso.

Dentro de las administraciones públicas, el gobierno nacional posee 86,7 billones de pesos (45 por ciento del PIB) y explica el 72 por ciento de la deuda total. Los municipios y departamentos, en conjunto, tienen 6,2 billones de pesos (3 por ciento del PIB) y explica el cinco por ciento del total.

Cuando llegó el gobierno del presidente Pastrana la estrategia para financiar el gasto se basó en una combinación de deuda y privatizaciones.

Sin embargo, a mediados del gobierno se optó por restarle presión a la venta de activos y se reforzó la financiación a través de bonos en el mercado de capitales.

Crédito Público del ministerio de Hacienda fue un gran protagonista en el concierto internacional reabrió varios mercados para el país y estrenó la estrategia del canje de deuda interna y externa para buscar alivios futuros.

En cuanto a la deuda pública externa de Colombia está ascendía al primer trimestre de este año a 22.837 millones de dólares.

De este saldo, 11.379 millones de dólares corresponden a la financiación obtenida en los mercados internacionales de capital, a través de la colocación de bonos y pagarés.

Es decir, es la mitad de la deuda pública externa.

Como segunda fuente de financiación externa se encuentra la banca multilateral (Banco Mundial, BID, CAF) con un saldo de 7.000 millones de dólares al cierre de marzo.

El saldo de deuda pública externa con bancos comerciales e instituciones financieras ascendía a marzo a 2.762 millones de dólares.

Con proveedores 307 millones de dólares y con agencias y gobiernos extranjeros 962 millones de dólares.

El saldo de la deuda externa privada ascendía a marzo a 16.088 millones de dólares. Se trata de un nivel de endeudamiento privado que se ha mantenido estable.

Así, el total de la deuda externa de Colombia (pública y privad) asciende a 38.926 millones de dólares.

De esta suma, 4.282 millones de dólares es deuda de corto plazo y 34.644 millones de dólares de largo plazo.

-Los TES impulsan la deuda interna:.

La deuda interna del gobierno asciende a 56 billones de pesos, de los cuales 40 billones, es decir el 71 por ciento, está contratada con el sistema financiero a través de títulos de Tesorería, TES.

En los últimos cuatro años el gobierno emitió TES por 53 billones de pesos, papel que se ha convertido en el último lustro en el principal mecanismo de financiación interna.

A su vez, este tipo de papeles se constituye en el principal instrumento de negociación en el mercado secundario de pesos.

Estos títulos registraron durante este gobierno un fuerte impulso pues a las opciones que ya se colocaban a uno, dos y tres años se abrieron opciones a cinco, siete y diez años con lo que los perfiles de la deuda se ampliaron.

Así mismo, con el propósito de completar la curva de rendimiento con estos papeles se pusieron en marcha colocaciones con TES a 90 y 180 días.

Este tipo de papeles es los preferidos de inversionistas institucionales como bancos y fondos de valores, que precisamente han derivado sus ganancias del manejo en sus portafolios de amplios volúmenes de títulos de deuda interna.

En lo corrido del año la dirección de Crédito Público del Ministerio de Hacienda ha puesto en el mercado 9,9 billones de pesos en estos papeles, es decir el 84,25 por ciento del total programado, en un marco de turbulencia generada por los problemas en Argentina y Brasil.

La meta de colocaciones de TES para este años es de 10,8 billones de pesos y hasta el momento a través del mecanismo de subasta se han emitido 5,0 billones, los restantes 4,9 billones de pesos se han de manera convenida y forzosa con entidades estatales.

La buena liquidez y las pocas alternativas de inversión le permitieron al Gobierno llevar a cabo importantes colocaciones con un descenso generalizado en las tasas de corte.

De acuerdo con la firma Suvalor, la política monetaria adoptada por el Emisor favoreció las bajas en las tasas de estos papeles.

Sin embargo, la semana pasada el gobierno sufrió un revés en la colocación de estos papeles pues el aumento de las primas de riesgo a la deuda colombiana en el exterior, la volatilidad del dólar y de los mercados internacionales, hizo que se tuvieran que declarar desiertas las subastas de papeles a plazos largos y las colocaciones a uno, dos y tres años tuvieran que aceptarse con incrementos de tasa.

-Los canjes de deuda:.

El Ministerio de Hacienda realizó varias operaciones de canje de deuda pública.

Una de ellas consistió en intercambiar deuda externa por interna, que estaba en manos de inversionistas institucionales colombianos, en una cuantía cercana a los 600 millones de dólares.

En la última se intercambiaron 300 millones de dólares de bonos de deuda externa con vencimiento de corto plazo -menos de 4 años- por un nuevo bono con plazo de 10 años; además se captaron recursos nuevos por casi 200 millones de dólares.

En junio del año pasado el gobierno redujo en 5,64 billones los vencimientos de deuda interna.

De dicha suma, 3,7 billones correspondían a vencimientos de 2001 y 2002.

La reducción de las amortizaciones de deuda en el año 2003 es de 1,14 billones de pesos; para 2004 de 290.000 millones y para 2005 de 510.000 millones de pesos.

Además de obtener reducción presupuestales por 5,64 billones de pesos, el gobierno logró en efectivo otros 460.000 millones con TES a diez años. Para un total de 6,1 billones de pesos colocados.