Archivo

EL POLIDEPORTIVO DE LA DISCORDIA

Según el acuerdo 114 de diciembre 31 de 1993 los escenarios deportivos, serán administrados por las Juntas de Acción Comunal (JAC) del barrio donde se encuentren. Una auditoría realizada por una funcionaria de la Contraloría Municipal estableció que el Maracaná, cuya estructura física puede generar recursos para su funcionamiento, es manejado por Edilberto Puentes, quien no pertenece a la JAC del barrio Galán, y que se usufructúa de los servicios del polideportivo.

20 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Según el acuerdo 114 de diciembre 31 de 1993 los escenarios deportivos, serán administrados por las Juntas de Acción Comunal (JAC) del barrio donde se encuentren.

Una auditoría realizada por una funcionaria de la Contraloría Municipal estableció que el Maracaná, cuya estructura física puede generar recursos para su funcionamiento, es manejado por Edilberto Puentes, quien no pertenece a la JAC del barrio Galán, y que se usufructúa de los servicios del polideportivo.

El 6 de junio del 2002, la Contraloría solicitó un informe de control y mejoramiento de dicho escenario a Edilberto Puentes, quien presentó un balance al Director Técnico de Control Fiscal de la Contraloría.

El informe fue presentado dentro del término legal y la Contraloría concluyó entre otras cosas que los ingresos reportados eran bajos, de acuerdo con la capacidad física del escenario. Que Infibagué, encargada del manejo a perpetuidad y título gratuito de los escenarios deportivos de la ciudad, no realizaba vigilancia ni supervisión del polideportivo.

Además, se estableció que no existía ningún convenio entre Edilberto Puentes con autoridades competentes para administrar el Maracaná.

En este barrio no hay una Junta que se preocupe por administrar el Maracaná. Actualmente 1.300 habitantes del barrio han reunido sus firmas para aprobar mi gestión , dijo Edilberto Puentes.

En cuanto a los ingresos, ocho millones de pesos que pagó la Universidad Cooperativa por utilizar el escenario durante cuatro años, la Contraloría estableció que han sido bien destinados. Y los dos millones entregados por Infibagué para mantenimiento y vigilancia, fueron justificados a través de recibos, por el señor Puentes a este semanario.