Archivo

CUIDADO CON EL ALARMISMO

Ante las declaraciones del equipo económico entrante, en el sentido de que la situación económica es más difícil de lo esperado y que tendrán que soldar la olla de las finanzas públicas, el Gobierno saliente formuló un llamado a la mesura para no sobredimensionar los problemas y presentar escenarios apocalípticos que podrían causar pánico en los mercados internacionales.

06 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Ante las declaraciones del equipo económico entrante, en el sentido de que la situación económica es más difícil de lo esperado y que tendrán que soldar la olla de las finanzas públicas, el Gobierno saliente formuló un llamado a la mesura para no sobredimensionar los problemas y presentar escenarios apocalípticos que podrían causar pánico en los mercados internacionales.

El llamado lo formularon ayer el saliente ministro de Hacienda, Juan Manuel Santos, y el director de Planeación Nacional, Juan Carlos Echeverry, en carta enviada a los gerentes de empalme, Rudolf Hommes y Fabio Echeverri.

La prudencia que hace verdaderos sabios aconseja no exagerar la nota, porque si bien puede ser una buena estrategia política, en las circunstancias actuales puede resultar perversa. No nos olvidemos que los tiburones están al acecho , dijeron los funcionarios, haciendo alusión a cómo los mercados internacionales pueden destruir un país de un momento a otro.

Santos sostuvo que si bien el manejo de las finanzas públicas es difícil la olla sí esta soldada y que la situación ahora es más estable que la que recibió el Gobierno Pastrana hace cuatro años.

Prueba de ello es que Colombia, junto con Chile y México, es uno de los pocos países de América Latina que no han sentido tan fuerte los efectos del coletazo de Brasil y Uruguay.

El Gobierno entrante, por primera vez en mucho tiempo, no va a encontrar sorpresas desagradables. Todo está puesto sobre la mesa. Lo importante, lo imperativo, es darle prioridad rápidamente a las reformas económicas , advierten Santos y Echeverry.

El mensaje en este sentido es rotundo: se debe dar prioridad a la agenda económica, incluso por encima de la política, porque de lo contrario los mercados internacionales pueden castigar al país.

Sobre las 15 entidades del Estado que presentan problemas financieros recordaron que nunca se dejó de reconocer su gravedad y que algunos casos se solucionaron, otros se mejoraron y en otros se están tomando las medidas correspondientes.