Archivo

EX COMUNISTA ASUSTA MÁS QUE LULA DA SILVA

Varias semanas atrás los inversionistas veían en el socialista Luiz Inácio Lula Da Silva, candidato en aquel entonces favorito en las encuestas presidenciales en Brasil, un riego para la estabilidad económica. (VER GRAFICA: INTENCION DE VOTO EN BRASIL)

06 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Varias semanas atrás los inversionistas veían en el socialista Luiz Inácio Lula Da Silva, candidato en aquel entonces favorito en las encuestas presidenciales en Brasil, un riego para la estabilidad económica.

(VER GRAFICA: INTENCION DE VOTO EN BRASIL).

Hoy la situación se torna más compleja, luego que las últimas encuestas dan como favorito a al candidato del Partido Popular Socialista (PPS, ex comunista) Ciro Gomes quien se mostró más radical frente a las exigencias del FMI frente a las economías de la región, y en especial de Brasil.

Hace solo una semana, Gomes llamó a acabar con el concepto "del buen alumno" del FMI, y afirmó que "Brasil no es una república bananera a la que se le pueda imponer una política ruinosa".

El temor que mostraban los inversionistas frente a Lula fue cambiando hacia Gomes a medida que las declaraciones del primero, por honrar los compromisos del país con la banca multilateral, fueron haciendo eco en Estados Unidos, y a medida que el segundo se disparaba en las encuestas.

Ciro Gomes es el único candidato que aumentó su caudal de apoyo en los últimos cinco sondeos del instituto, pasando de nueve por ciento a fines de mayo hasta superar el 30 por ciento en las últimas encuestas.

El favoritismo de Gomes es tan sólido que el ex líder sindical metalúrgico Luiz Inácio Lula da Silva, invitó la semana anterior a los empresarios de ese país a participar activamente en política, afirmando que bajo su gobierno los ministerios vinculados a la producción tendrán el peso que hoy tiene el de Hacienda.

"Será necesario que el PT gane las elecciones para que los empresarios sean agentes" de la política económica de Brasil, afirmó Lula, reconociendo que su afirmación bien parecía una paradoja: el partido de izquierda, vinculado a las luchas sindicales, acercándose como nunca a los empresarios.

Lula acudió a la Federación de Industrias de Sao Paulo (Fiesp), la principal central empresarial brasileña, para explicar la política económica con la que aspira a ganar las elecciones presidenciales de octubre.

El líder izquierdista incluso recordó que la primera vez que recibió a un presidente de la Fiesp fue en 1978, en el área metropolitana de Sao Paulo, durante las huelgas históricas organizadas por su sindicato.

Lula ha moderado los programas con los que ya concurrió a las elecciones presidenciales de 1989, 1994 y 1998, tratando de asegurarse el electorado de centro, y acercarse al empresariado. Un paso clave en ese sentido fue su alianza con el Partido Liberal (PL, centroderecha) y el nombramiento del empresario multimillonario José Alencar como su candidato a vicepresidente.

En su programa económico, el PT reduce casi a cero sus propuestas más críticas y radicales del pasado: no repudia los programas del Fondo Monetario Internacional (FMI), no presenta alternativas a la deuda y no discute las privatizaciones.

En cambio, asume los principales requisitos del mercado, en agitada turbulencia desde que en mayo se confirmó el auge de Lula en las encuestas: responsabilidad fiscal y respeto a los compromisos internacionales.

-Primero en encuestas:.

Ciro Gomes quedó confirmado como neto favorito para ganar las elecciones presidenciales de octubre en Brasil, con una ventaja de casi 14 puntos porcentuales sobre el socialista Luiz Ignacio Lula da Silva, según un sondeo que publicó el viernes el semanario Istoé.

El sondeo de intención de voto, del instituto Toledo&Associados para Istoé, mostró, al igual que todas las demás encuestas hechas hasta ahora, que el sucesor de Fernando Henrique Cardoso en la presidencia saldrá de una segunda vuelta electoral, y confirma a Gomes como favorito frente a cualquiera de sus rivales.

La encuesta atribuyó a Gomes una intención de voto para el 6 de octubre del 34,3 por ciento, contra un 33,6 por ciento de Lula. Gomes ganaría con un cómodo 52,8 por ciento a 39,2 por ciento de Lula en la segunda vuelta que tendría que celebrarse tres semanas después, en caso de que en la primera ninguno de los candidatos obtenga la mitad más uno de los votos.

En tanto, José Serra, ex ministro y candidato de la coalición oficialista que respalda a Cardoso, tiene una intención de voto de sólo el 13,8 por ciento.

Encuestas de intención de voto de los institutos Ibope y Datafolha, los más reconocidos de Brasil, difundidas la semana anterior, colocaban también como favorito a Gomes, un abogado y economista de 44 años de edad. Pero ninguna de las muestras le daba una ventaja tan amplia.