Archivo

PRUEBAS:

07 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

.

En vez de debatir diferencias ideológicas con argumentos teóricos, vale la pena ver las cifras concretas, la evidencia empírica, para constatar la validez de una hipótesis. Es el caso de la globalización, que tanto enemigo tiene , pero cuyas armas con frecuencia son más las palabras que los datos.

Según un informe del Banco Mundial, durante la década de los noventa las naciones que tenían el mayor grado de apertura de sus economías registraron el mayor crecimiento del Producto Interno Bruto per cápita ( ajustado por las paridades de poder de compra) - 5 por ciento-. En contraste, los países cuyas economías estaban menos internacionalizadas registraron una caída del 1 por ciento en ese mismo indicador clave.