Archivo

EUROPA INTENTA SER MÁS COMPETITIVA Y TRABAJAR MENOS

Los europeos son conocidos por tener un estilo de vida más equilibrado que los estadounidenses, a quienes se considera adictos al trabajo. Pero Europa nunca ha trabajado menos que en estos momentos. (VER GRAFICO: BRECHA LABORAL)

08 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Los europeos son conocidos por tener un estilo de vida más equilibrado que los estadounidenses, a quienes se considera adictos al trabajo. Pero Europa nunca ha trabajado menos que en estos momentos.

(VER GRAFICO: BRECHA LABORAL).

Sin darse cuenta, Europa se ha embarcado en un extraño experimento en la era de la globalización: trabajar mucho menos al tiempo que intenta ser más competitiva.

Hasta ahora, los resultados no son nada prometedores. Europa va camino de crecer sólo un 1% en el primer semestre del año, muy por debajo del 3% de Estados Unidos, viniendo casi todo el crecimiento de las exportaciones. Eso tiene lugar después que la brecha de riqueza entre EE.UU. y Europa se ampliara en los 90. El crecimiento per cápita de EE.UU., una medida común del estándar de vida, creció al doble del ritmo de las economías más grandes de Europa, mientras que EE.UU. asumió el puesto de la mayor economía del mundo que ostentaba Europa, medida según el Producto Interno Bruto.

Mientras tanto, Francia extendió este año su ley de tres años de antiguedad que reduce la semana laboral a 35 horas, de 39. La trascendental medida incluye ahora a empresas con menos de 20 empleados. Los padres en Suecia acaban de recibir otros 30 días de permiso de maternidad (y paternidad), cobrando un 80% de su salario. Eso lleva el total a un máximo de 480 días laborales, o aproximadamente dos años completos, por hijo -casi un incremento del 300% desde los 70.

Las vacaciones casi se han duplicado en el mismo período en varios países, como Italia, España y Holanda; cerca de seis semanas anuales es ahora lo común en esos países y alrededor de Europa. Además de todos estos días libres, los alemanes pueden reportarse enfermos 10 días cada año.

Michael Burda, profesor de economía del trabajo en la Universidad Humboldt en Berlín afirma, tienes que trabajar para crecer .

Sin embargo, Europa continúa recortando. Hoy, el empleado alemán promedio trabaja cerca de 1.400 horas al año, una reducción del 17% desde 1980, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Los trabajadores en Italia y Francia, que junto con Alemania constituyen el 80% de la economía europea, también están trabajando menos horas que las que trabajaban entonces. Los estadounidenses, entre tanto, están laborando casi el mismo promedio de horas que en los 80, cerca de 1.800 al año.

Los sindicatos argumentan que las horas reducidas estimularían el crecimiento laboral al distribuir la misma cantidad de trabajo entre más personas. La mayoría de los economistas rechazaron esta teoría, pero algunos argumentaron que podría obligar a Europa a volverse más eficiente, al producir más trabajo en menos tiempo.

Ninguno de los dos enfoques ha resultado cierto. El desempleo permanece en niveles altos y la productividad aun está por detrás de la de EE.UU., según la OCDE.

La diferencia de los hábitos laborales en los dos continentes se intensificaron en parte a raíz de una decisión de cómo usar las ganancias de la prosperidad: Los europeos optaron por más tiempo libre; los estadounidenses por más dinero y consumo, muestran los sondeos.

De todos modos, gobiernos y sindicatos se están dando cuenta de la necesidad de cambio. Italia está recortando el tiempo de estudio a casi la mitad. Se espera que el nuevo gobierno francés permita más horas extras. Y la campaña electoral en Alemania ha impulsado un debate sobre la flexibilización del rígido mercado laboral germano.