Archivo

PUERTO, EN ASCUAS

Los barranquilleros creen que el gobierno saliente les quedó debiendo 2.800 millones de pesos que habían sido incluidos como adición presupuestal en el ministerio de Transporte y permitirían terminar una obra crucial para la ciudad: los tajamares de Bocas de Ceniza.

08 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Los barranquilleros creen que el gobierno saliente les quedó debiendo 2.800 millones de pesos que habían sido incluidos como adición presupuestal en el ministerio de Transporte y permitirían terminar una obra crucial para la ciudad: los tajamares de Bocas de Ceniza.

Pero el antiguo titular de esa cartera, Gustavo Canal, no hizo el desembolso por una confusión de competencias entre ese despacho y la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena).

Ahora, el futuro del proyecto está en manos del designado ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego Henao, quien pidió como condición para darle vía libre a la adición, que, con documentos, cálculos y estudios en mano, le entreguen una justificación.

"Ya la tenemos lista. La tendrá el 8 de agosto por la mañana", dice Ricardo Barrios Peña, director ejecutivo de la Asociación Portuaria de Barranquilla (Asoportuaria).

Desde la desembocadura hasta el puerto hay 22 kilómetros. Una franja de 150 metros de ancho está disponible en el río para que se desplacen los barcos que cargan y descargan en la zona portuaria.

La estabilidad de dicha franja -canal de acceso- depende de dragados, de estructuras hidráulicas como el dique direccional y de los tajamares, ubicados uno a cada orilla de Bocas de Ceniza.

La cola de un huracán destruyó, en 1999, buena parte de los tajamares, y el gobierno contrató, por 8.000 millones de pesos, la colocación de 90.000 metros cúbicos de roca. Los trabajos comenzaron en enero del 2001. "Teníamos la esperanza de que eso alcanzaría para hacerles una reparación mínima a los tajamares, pero no fue así", aseguró Ricardo Barrios Peña, director ejecutivo de la Asociación Portuaria de Barranquilla (Asoportuaria).

Canal se declaró impedido para hacerle adiciones al contrato porque ya el canal de acceso no era de su competencia, sino de Cormagdalena.