Archivo

CUMPLIR Y TRANQUILIZAR

Esta nota de todos modos saldrá trasnochada. La escribo en vísperas de la posesión del Presidente Alvaro Uribe. Cuando mis amables lectores la lean ya se habrán destapado las cartas de las reformas políticas que acometerá esta Administración. Requerirán unas la vía del referendo, mas o menos complicado y grave, y otras serias y profundas modificaciones a la pésima Constitución actual con la cual difícilmente se puede Gobernar.

08 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Esta nota de todos modos saldrá trasnochada. La escribo en vísperas de la posesión del Presidente Alvaro Uribe. Cuando mis amables lectores la lean ya se habrán destapado las cartas de las reformas políticas que acometerá esta Administración. Requerirán unas la vía del referendo, mas o menos complicado y grave, y otras serias y profundas modificaciones a la pésima Constitución actual con la cual difícilmente se puede Gobernar.

O dicho de otro modo, puede gobernar a sus anchas sólo la impredecible Corte Constitucional que hace rato ejerce funciones legislativas y ejecutivas.

A quienes acompañamos desde sus comienzos al Dr. Uribe en su lucha por la primera Magistratura nos da inmenso gusto su posesión. Y nos da mucho susto que para llevar a cabo sus 100 puntos tenga que casar muchas peleas simultáneas.

En cuanto a la reforma política, con claridad expreso que no soy partidario de un sistema unicameral. Tener senado y cámara será siempre mucho más conveniente. Es el sistema de equilibrio necesario. "Check and balance", dicen los ingleses. Así ambas cámaras tengan origen popular. En los EE.UU. Tampoco hay lores, ni nobles y el sistema bicameral es un éxito.

Reducir los miembros del Congreso? En realidad aquí, comparados con los de muchos otros países con menos habitantes, no son demasiados. Pero aceptemos que la mayoría de los colombianos está detestando a los parlamentarios y su costo. Estará bien el reducir pues el número de sus miembros, pero no a un número tan pequeños que impida la representación de muchas regiones. La revocatoria del Congreso NO está en ninguno de los 100 puntos del Dr. Uribe. Así que nadie se llamará a engaño.

Comparto la posición de quienes no consideran ni prudente ni acertada una revocatoria del Congreso que se acaba de elegir. Es echarle mucha leña con gasolina a la hoguera. Hacerlo para convocar a otras elecciones y que los manzanillos se perpetúen, mientras que los recién iniciados desaparecen sería tremenda frustración. Adiós a las Parodi, a las Gutiérrez Jaramillo, a Los Pardo y Zuluagas, en fin a todos los que renovaron, en alto porcentaje, el Congreso. De lo que conocemos, que es poco, se desprende que los parlamentarios tienen ganas de colaborar, de trabajar y de acertar. Con el reconocido liderazgo del Presidente esto nos daría tranquilidad.

No soy de lo que se asusta con el cuero del tigre. Pero hay que ser realistas.

Nunca le ha ido bien a un Ejecutivo que se agarra con el Legislativo. Y punto. Porque el Presidente sabe mucho más de política que yo. Cuando se lean estas palabras ya el misterio estará resuelto.

INJUSTICIA. La injusticia y la exageración negativa han sido la característica predominante en políticos serpistas y en muchos medios de comunicación enemigos del Presidente Pastrana. Le han negado méritos en realizaciones tan evidentes y concretas como sus logros en el campo internacional, en el comercio exterior, en fortalecimiento de las Fuerzas Armadas, en obras públicas, creación de miles nuevas escuelas, etc. Dentro de pocos años la historia lo juzgará de muy diferente manera.

gilarango@yahoo.com