Archivo

NUEVO PUESTO DE POLICÍA

El comandante operativo de la Policía en Norte de Santander, coronel Luis Hernando Ramírez, aseguró ayer que en menos de seis meses estará lista la estación de Policía de San Calixto, donde 30 agentes permanecen desde marzo atrincherados en una derruida edificación.

09 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El comandante operativo de la Policía en Norte de Santander, coronel Luis Hernando Ramírez, aseguró ayer que en menos de seis meses estará lista la estación de Policía de San Calixto, donde 30 agentes permanecen desde marzo atrincherados en una derruida edificación.

Ramírez aseguró que desde el mes pasado un grupo de trabajadores, trasladado desde Bogotá por el contratista de la obra, levanta las bases de la que será una de las estaciones más seguras de la región, cuyo costo se estima en 500 millones de pesos. La estación fue destruida el 7 de noviembre de 1998 por un ataque del Eln.

"Hemos tenido que acudir a personal del centro del país ante la imposibilidad de que habitantes del pueblo laboren en la ejecución de los trabajos, por las continuas amenazas de los grupos subversivos, que se empeñan en declarar objetivos militares a las personas que se empleen en la obra", señaló el oficial. Hace diez meses, un grupo de trabajadores que llegaban de Barrancabermeja fue secuestrado por guerrilleros en la zona.

Los 30 uniformados que defienden la población de San Calixto, a ocho horas de Cúcuta, viven en una deteriorada edificación en el segundo piso de la Alcaldía, justo al frente de las ruinas de la estación arrasada por los subversivos. Hace un mes, los policías denunciaron en EL TIEMPO que la institución los tenía abandonados en un sitio en donde ni siquiera se podían bañar con tranquilidad.

El coronel Ramírez sostuvo que sus hombres no viven a la intemperie y aunque reconoció que no es el mejor de los sitios, alegó que sí les ofrece albergue mientras se concluye la reconstrucción del nuevo puesto. "Cuando fueron enviados a San Calixto se les dotó con camas, colchones y la logística primaria para atender sus necesidades. Ya lo demás es cuestión de un poco de sacrificio que todos los integrantes de la fuerza pública debemos tener", añadió.

El oficial admitió que la zona ubicada en la provincia de Ocaña es una de las más violentas de la región, pero recordó que a los uniformados, antes de llevarlos al pueblo, se les reentrenó en el manejo de sus armas y se les entregó un sólido apoyo sicológico.

Según las autoridades, la estación de Policía de San Calixto estará basada en un modelo con muros más resistentes y mecanismos de defensa que la institución comenzó a implementar el año pasado para evitar los considerables daños que sufren con los ataques guerrilleros en todo el país.

EL TIEMPO se comunicó con el teniente Benavides, comandante de la institución en San Calixto, quien confirmó que los trabajos ya se iniciaron en la nueva estación y destacó la tranquilidad del municipio en los últimos días. El oficial se abstuvo de entregar más declaraciones sobre la actual situación de los uniformados en el pueblo.

FOTO.

La nueva estación de Policía les permitirá a los uniformados de San Calixto contar con un refugio seguro frente a eventuales ataques armados.