Archivo

RESPONSABILIDAD CIVIL

Quizás ha pasado desapercibido en el discurso de posesión de Uribe el anuncio de que va a introducir la meritocracia en la contratación regional de las entidades públicas. Esto revela uno de los propósitos más serios del nuevo Presidente. Va a cambiar el estilo de administración y de hacer política para ponerle freno a lo que él llama la corrupción y la politiquería. La injerencia de los políticos en los nombramientos de la burocracia estatal propicia costumbres administrativas y políticas que promueven la corrupción y en todo caso la ineficiencia.

09 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Quizás ha pasado desapercibido en el discurso de posesión de Uribe el anuncio de que va a introducir la meritocracia en la contratación regional de las entidades públicas. Esto revela uno de los propósitos más serios del nuevo Presidente. Va a cambiar el estilo de administración y de hacer política para ponerle freno a lo que él llama la corrupción y la politiquería. La injerencia de los políticos en los nombramientos de la burocracia estatal propicia costumbres administrativas y políticas que promueven la corrupción y en todo caso la ineficiencia.

Un político de Ibagué me mostró la lista de cargos públicos de las entidades del gobierno central en el departamento el Sena, Bienestar Familiar, el ISS, la Dian y muchas otras con los nombres de las personas que los ocupan, y al lado el del político que reclama la lealtad del funcionario respectivo. El director regional del Sena le pertenece al senador tal, el subdirector es del representante pascual y así hasta llegar a las secretarias y a la señora de los tintos. No había un solo empleado de algún nivel que no tuviera dueño. Los políticos profesionales sienten que tienen título sobre ciertos cargos el Sena es mío y me lo quieren quitaro lo solicitan en términos similares: Me tienes que dar la Dian de Riohacha . Esta ha sido la costumbre tradicional en Colombia y hasta ahora nadie se había comprometido a ponerle fin.

Hay muchas razones para criticar y para desterrar esa conducta. Quizás la principal es que esos funcionarios no trabajan para el Estado sino para sus padrinos políticos. Y los objetivos de dichos padrinos pueden o no coincidir con los objetivos legítimos del Estado. Esto da lugar a la corrupción, cuando el funcionario actúa para canalizar bienes y servicios de la entidad a favor de su patrón político, y de todas formas a la ineficacia del Estado, pues las organizaciones no trabajan para cumplir con unos objetivos públicos de carácter general sino para unos políticos, que son los jefes de los directivos correspondientes.

Cuando por casualidad están alineados los intereses del político clientelista con los de la organización para la cual trabajan los ahijados, el problema disminuye pero no desaparece, pues estos funcionarios no son de libre remoción y no trabajan para su superior inmediato sino para múltiples patrones diferentes. La clase política captura de esta manera a las instituciones del Estado para sus fines particulares y se apropia de ellas. Por eso se opone con tanta firmeza a los intentos de privatización. Si se venden las empresas del Estado a los particulares las pierden los políticos que las tienen privatizadas de hecho desde hace tiempo.

Uribe ha anunciado que de ahora en adelante va a hacer concursos para proveer los cargos directivos de estas entidades a nivel regional. Esto quiere decir, por lo menos en el caso del Tolima, que se trajo como ejemplo, que todos los parlamentarios van a perder sus fichas, a menos que pasen los exámenes y los procedimientos de ingreso que se diseñen para los concursos. Pero todos los profesionales del país van a tener la oportunidad de ingresar al servicio del Estado sin tener que recurrir a padrinos. Este es un cambio radical y muy importante.

Ya venía muy criticado Uribe por no haberles hecho concesiones a los políticos profesionales en los nombramientos del gabinete y de los cargos nacionales. Se habla de que se arriesga a perder la gobernabilidad. Se hace referencia al caso de Mockus y el Distrito y preguntan los entendidos con aires de sorpresa si Uribe va a hacer lo mismo. Ya lo anunció y va a necesitar todo el respaldo de la ciudadanía y del sector privado empresarial para llevarlo a cabo con éxito. La gente tiene la responsabilidad civil de apoyarlo en este empeño para devolverle al país su sector público.