Archivo

MUY VIEJOS PARALA GUERRA

Dos personas mayores que vieron cómo el viento y el frío arrugaron sus rostros en las montañas, son símbolo del desplazamiento en las veredas de Acacías.

09 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Dos personas mayores que vieron cómo el viento y el frío arrugaron sus rostros en las montañas, son símbolo del desplazamiento en las veredas de Acacías.

Genaro Manrique* no supo de dónde vinieron los rumores que los obligaban a salir de Manzanares, pero cuando casi todos habían desocupado el caserío, se dio cuenta que tener una tienda en un pueblo fantasma no era negocio.

Con el esfuerzo de sus cosechas compró la casa y los productos de la única tienda que había en la vereda, sin embargo, tras las amenazas, desde hace dos meses emprendió el viaje por las montañas con las pocas cosas que pudo sacar.

Caminamos varios días con la familia y por fin un señor nos arrendó un lote. Aquí estamos más tranquilos, pero nada es nuestro, y a esta edad quién me da trabajo , dice Genaro con la esperanza de poder regresar a lo que fue de él.

Pero allá, cerca a Manzanares, se quedó Alvaro Delgado*, un campesino de 70 años que decidió no huir.

Yo ya estoy muy viejo para salir corriendo. No le debo nada a nadie y mi tierra no la puedo dejar abandonada porque quién la trabaja. Así me la compraran no me iría , dice.

Unos pocos animales, el cuidado de la tierra y la tranquilidad que ofrece la vista privilegiada que tiene de las montañas y parte del Llano, son argumentos que impiden al campesino alejarse del lugar donde quiere descansar en paz .

*Los nombres fueron cambiados para proteger las identidades.