Archivo

PEKÍN DEVUELVE BIENES TOMADOS EN LA REVOLUCIÓN

El ayuntamiento de Pekín devolverá las propiedades embargadas durante la Revolución Cultural (1967-1977) a los grupos religiosos reconocidos oficialmente para que puedan ser autosuficientes y no dependan de ayudas financieras extranjeras, informó la prensa local.

09 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El ayuntamiento de Pekín devolverá las propiedades embargadas durante la Revolución Cultural (1967-1977) a los grupos religiosos reconocidos oficialmente para que puedan ser "autosuficientes" y no dependan de ayudas financieras extranjeras, informó la prensa local.

"Pekín ha invertido 31 millones de yuanes (3,8 millones de dólares) en la restauración de iglesias católicas y templos budistas y taoístas que, una vez devueltos a sus propietarios, supondrán una cuantiosa inyección de capital ", dijo el subdirector de la Oficina para Asuntos Religiosos, Ji Wenyuan.

El Gobierno desea que con la devolución de estos bienes, algunos de los cuales fueron ocupados por particulares en los turbulentos años de la Revolución Cultural, las organizaciones religiosas oficialmente reconocidas puedan prescindir de ayudas económicas extranjeras.

Pekín prosigue así con la política de "independencia" o "auto-suficiencia" en asuntos de religión para impedir injerencias de organizaciones externas, algo que no toleran las autoridades.

En China, donde se reconoce legalmente la libertad religiosa, existen cinco religiones oficiales, la católica, la protestante, el islam, el budismo y el taoísmo, aunque la Iglesia Católica se ve obligada a actuar en la clandestinidad porque se niega a reconocer a Pekín como máxima autoridad por encima del Papa.

Organizaciones humanitarias denuncian de forma recurrente la persecución de la que son objeto los sacerdotes de la Iglesia Católica, la destrucción de sus propiedades y el encarcelamiento de sus feligreses.