Archivo

PRIMERO SUS MACHOS Y LUEGO SUS HIJOS

La dependencia económica y sentimental que tienen las madres respecto de sus esposos o compañeros son los factores que más influyen para que estas prefieran que sigan abusando de sus hijos, en lugar de mandarlos a la cárcel.

09 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

La dependencia económica y sentimental que tienen las madres respecto de sus esposos o compañeros son los factores que más influyen para que estas prefieran que sigan abusando de sus hijos, en lugar de mandarlos a la cárcel.

La dependencia emocional está dada por el amor a su compañero, el cual impera sobre el que debe dispensar a los hijos. A los hijos los acusan de motivar los actos, bajo la disculpa de que el niño se le salió de las manos , asegura Luz Stella Beltrán Páez, defensora de familia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

No se asume la paternidad con responsabilidad. Las familias viven en la miseria y el total abandono. Hay madres que tienen varios hijos con varios padres y generalmente no saben dónde están sus hijos, qué están haciendo y con quién andan , asegura Martha Cecilia Chacón Ortiz, psicóloga del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía.

En estos casos, las madres necesitan más tratamiento y orientación que las mismas víctimas. Son más solidarias con el esposo o compañero, entre otras razones por la sociedad machista en la que se han criado. Ellas tienen una dependencia afectiva y la necesidad de mostrar que tiene compañero ante la sociedad, de tener un macho al lado que les brinda seguridad no importa que le sea infiel y abuse de sus hijas , dice Luz Edith Marulanda Huertas, psicóloga de la gobernación del Meta.