Archivo

A REVISIÓN CONCESIÓN PORTUARIA PARA HARF

A escasas horas de haber asumido su cartera, el nuevo ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, ordenó la revisión inmediata del proceso mediante el cual la administración Pastrana se alistaba a adjudicar a una empresa del polémico ex ministro Morris Harf Meyer una concesión portuaria para que, con sus dividendos, pagara deudas por más de 40 mil millones de pesos.

09 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

A escasas horas de haber asumido su cartera, el nuevo ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, ordenó la revisión inmediata del proceso mediante el cual la administración Pastrana se alistaba a adjudicar a una empresa del polémico ex ministro Morris Harf Meyer una concesión portuaria para que, con sus dividendos, pagara deudas por más de 40 mil millones de pesos.

El saliente ministro, Gustavo Canal, había anunciado que si antes de las 3 de la tarde del pasado miércoles -hora en que entregaba su cargo- la documentación estaba lista, la concesión le sería otorgada a Atlantic Coal de Colombia S.A.

Pero la resolución no se firmó debido a que Atlantic no alcanzó a entregar la totalidad de los documentos exigidos. Ahora, el futuro del negocio quedó en manos de la administración de lvaro Uribe.

"Ante las denuncias públicas y la trascendencia del tema, se hará una revisión del proceso en lo jurídico y en la conveniencia económica para el país", dijo a este diario un asesor del entrante ministro. "Una vez se termine de analizar todo el expediente -agregó- el ministro tomará una decisión".

La polémica surgió el pasado domingo cuando EL TIEMPO denunció cómo la administración saliente estaba a punto de entregar a Atlantic la concesión por 12 años para la exportación de carbón en el Terminal Marítimo de Barranquilla.

Esta firma, que le adeuda 21 mil millones de pesos a entidades del Estado y otros 19 mil millones a privados, es investigada por la Superintendencia de Puertos por la presunta explotación irregular de 97.819 toneladas de carbón.

El principal argumento para entregarle el negocio es que es la única vía para que la firma del ex ministro Harf les pague a sus acreedores estatales, entre ellos el Ministerio de Transporte, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), el Instituto de Fomento Industrial (IFI), la Superintendencia de Puertos, el Banco del Estado y la liquidada Caja Agraria.

No es un premio.

La concesión que ayer entró a revisión le había sido negada a Harf el año pasado pues Atlantic estaba en liquidación obligatoria, impedimento legal para suscribir contratos con el Estado.

Pero en abril pasado y por petición del 70 por ciento de los acreedores, la Superintendencia de Sociedades le cambió ese estatus al de firma en concordato, levantando así el impedimento.

"No se trata de darle un negocio a Harf, sino de una solicitud de concesión", dijo el ex ministro Canal en una carta dirigida a este diario a raíz de la denuncia.

"... En este caso -agrega- se ha actuado, en primer lugar, con el respeto y el acatamiento a los procedimientos de la ley y, en segundo lugar, con el claro e inequívoco interés de recuperar para el Estado las obligaciones a cargo del deudor, que ciertamente no se podrán recuperar de otra manera".

Canal -tal como lo publicó este diario- reiteró que Harf no hará parte de la administración, que tres de los cinco miembros de la junta administradora serán designados por los acreedores y que estos últimos también escogerán el gerente.

Por su parte, Otto Morales Benítez, abogado de Harf, se abstuvo de hacer comentarios sobre la decisión del Ministerio de revisar el caso. No obstante, en declaraciones entregadas a EL TIEMPO el pasado domingo, el jurista dijo que la concesión no es un premio ni un regalo. "l (Harf) no está reclamando ninguna ventaja, está tratando de sanear su situación moral de deudor y pagarle a todo el mundo".

Con todo, será el nuevo ministro quien determine si le entrega o no el jugoso negocio a Harf para que deje de ser deudor moroso del Estado y de varias empresas privadas.

Foto Archivo / EL TIEMPO.

- La investigación contra la firma de Morris Harf por posibles irregularidades en la explotación de carbón no es impedimiento para que se le asigne la concesión, dice el ex ministro Canal.

- Andrés Uriel Gallego, ministro de Transporte