Archivo

MITOS QUE NUNCA MUEREN

* MARYLIN MONROE Era tan bella que parecía una inverosímil leyenda ideada por el cine. Tal vez por eso le costó tan poco convertirse en mito y le fue tan fácil perderse en el absurdo del mundo real.

11 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

* MARYLIN MONROE.

Era tan bella que parecía una inverosímil leyenda ideada por el cine. Tal vez por eso le costó tan poco convertirse en mito y le fue tan fácil perderse en el absurdo del mundo real.

Norma Jean Baker, o Marilyn Monroe, como la conoce el mundo, no despertó más la noche del 5 de agosto de 1962 luego de una sobredosis de barbitúricos que la dejó tendida en su cama del 5th Helena Drive en el barrio de Brentwood en Los Angeles tras una infancia al lado de una madre enloquecida que la abandonó en un hogar para huérfanos, tres matrimonios, una vida de intrigas con la mafia y el poder, y un par de médicos en la escena del crimen lavando las sábanas de su lecho. Casi con seguridad, al morir, la actriz quiso que su nombre se borrara para siempre.

Los medios no lo permitieron. A sus 36 años había grabado una treintena de películas nada memorables en las que se había hecho famosa por su papel de mujer ingenua y sensual. Con su muerte inesperada, la imaginación de la gente despertó y contribuyó a formar un mito que aún hoy busca respuesta al interrogante de su muerte.

Asesinato o suicidio?.

La bella rubia fue despedida en el verano de 1962 de una comedia para la 20th Century Fox llamada Something s got to give. Marilyn sintió que el mundo se le venía encima. Insegura, acudió a los antidepresivos recetados por su psicoanalista Ralph Greenson y por su médico Hyman Engelberg. Ella los visitaba por aparte, pero consumía a la vez las fórmulas que ambos le recetaban.

Se sintió sola y regresó al lado de su segundo marido, el deportista Joe DiMaggio, con quien planeaba volver a casarse. Pero a DiMaggio no le gustaron las nuevas amistades de Monroe: una de ellas era Peter Lawford, un actor casado con una hermana del presidente de E.U., John F. Kennedy. Lawford le servía de intermediario a Kennedy cada vez que el presidente quería conocer alguna actriz.

Marilyn accedió a encontrarse con el presidente una vez. Susan Strasberg, amiga de la actriz, recuerda que la joven tenía muchas expectativas luego de un año de contactos con Kennedy. El 24 de marzo de 1962 sostuvieron relaciones, pero no fue nada del otro mundo para ninguno de los dos. La depresión aumentó en la rubia.

Desde entonces, fue en picada. El día de su muerte, Marilyn recibió a su psicoanalista, quien la acompañó seis horas. Cuando la dejó, la actriz apenas podía sostenerse por su propia cuenta, luego de ingerir 25 cápsulas de Nembutal sin haberle contado al psiquiatra que el día anterior había ingerido una cantidad similar de antidepresivos. Cuando ambos médicos se enteraron de su muerte, quisieron borrar las pruebas de su error.

Marilyn llamó antes de morir a sus amigos Marlon Brando, DiMaggio y Lawford, a quien, después de titubear, dijo sus últimas palabras: Despídeme del presidente y de ti; eres un buen chico . Entonces la venció la muerte. Dejó su vida infeliz de aplausos y admiradores y le abrió paso al mito, que para ser eterno solo necesitaba su cara, no su vida.

* ELVIS PRESLEY.

Se tomó en serio aquello de sexo, drogas y rock & roll. Tan en serio, que cuando se aburrió de la fama de su música y lo visitó la soledad, decidió acudir a las drogas para morir con lo único que creía que le quedaba.

La vida de Elvis Aaron Presley no estuvo signada por la tragedia sino por la fortuna la mayor parte de su vida. Pero fue tal su ansia de fama, que cuando se vio sin mayores posibilidades de alcanzar nuevas alturas, la vida la pareció incompleta.

Siempre la buscó. Desde pequeño, cuando su madre, una costurera, ahorró durante meses para comprarle una guitarra y el joven de 17 años aprendió a cantar y a tocar los ritmos de la radio por su propia cuenta. Practicó en el coro de la iglesia y aprendió a moverse al ritmo de la guitarra con un estilo desenfrenado que generaba histeria entre las jóvenes. Elvis supo entonces que llegaría lejos.

Sus inicios como cantante de baladas no impresionaron a nadie. El dueño de Sun Records, Sam Phillips, creyó que con Elvis se aseguraría un fracaso rotundo. Pero cuando lo escuchó cantando el blues Thatall right, se convenció de que sería el primer blanco que interpretaría música negra. Elvis alcanzó la fama en 1955.

En 1954 dejó su profesión como chofer y en menos de dos años se convirtió en una de las más importantes figuras de la música por su aporte al rock & roll y por transformar una época con su estilo, que combinaba influencias musicales en apariencia incompatibles. El músico de Mississippi quería tenerlo todo, y empezó por un Cadillac rosado de 40 mil dólares, su primer gran gasto. Cuando la música no le fue suficiente, acudió al cine.

Sus películas fueron malas, pero vendieron bien. En los escenarios, Elvis permanecía fiel a su estilo: peinado engominado y vestido de cuero. Pero en la vida íntima, luego de un matrimonio fallido con Priscilla, no encontró placer en otras mujeres y comenzó a sentirse solo. Llegó a los 40 años cansado, fuera de forma y con kilos de más. En 1973, Elvis cantó baladas que reflejaban su fracaso sentimental.

El Rey se entregó a las drogas. Cansado de la fama, la muerte lo sorprendió a los 42 años el 16 de agosto de 1977. El, que tanto la persiguió, fue incapaz de imaginar que sería ella la que lo perseguiría después de su muerte.