Archivo

SE DESPLOMA LA CASA MUSEO JULIO FLÓREZ

Margarita Macías no pierde la esperanza de ver que algún día se abra una de las tantas puertas que por más de dos años ha tocado para tratar de evitar el desplome de la Casa Museo Julio Flórez, ubicada en Usiacurí (Atlántico).

11 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Margarita Macías no pierde la esperanza de ver que algún día se abra una de las tantas puertas que por más de dos años ha tocado para tratar de evitar el desplome de la Casa Museo Julio Flórez, ubicada en Usiacurí (Atlántico).

La histórica casa de principios del siglo pasado, donde el autor colombiano vivió sus últimos años al lado de su familia, se convirtió en museo por ser el lugar en donde reposan sus restos y porque aún es posible encontrar allí los objetos personales del poeta, sus muebles y sus libros.

Cuenta Macías, economista usiacureña, que entre 1923, año en que murió Flórez, y 1997, la vivienda no tuvo mayores problemas porque allí habitaba María Camargo (sobrina de Petrona Moreno, la viuda del escritor) quien con sus pocos recursos, y alguna ayuda de los herederos, lograba mantenerla.

"Cuando la señora Camargo salió de la casa, ésta quedó prácticamente en el abandono. Entonces, con mi hermano y unas amigas, creamos la Corporación para el Progreso de Usiacurí (Coprous), con el propósito de convertir la Casa Museo en patrimonio cultural de la Nación y con ello lograr recursos para su preservación", explica Macías.

Desde entonces, asegura la presidenta de Coprous, vienen pidiendo a los gobernantes de turno en el Departamento y el Municipio, que se tenga en cuenta un proyecto que elaboraron para restaurar este patrimonio, que se venía sosteniendo con el cobro de una boleta para ingresar a visitar el lugar y parte del sueldo de los miembros de la corporación.

El proyecto de restauración física de la casa museo tiene un costo de 68 millones de pesos. La recuperación de los muebles, fotografías y libros podría costar otros 27 millones de pesos.

Ni los recursos económicos, ni la declaratoria de Patrimonio Cultural se han obtenido, a pesar de que hace unos meses Macías nuevamente le recordó al gobernador del Atlántico, Ventura Díaz, su compromiso con la provincia olvidada y con la Casa Museo.

Mientras tanto, el deterioro en la casa del poeta es cada vez más evidente. Profundas grietas recorren sus paredes de barro y su techo de paja se halla en mal estado. "Si no hacemos algo pronto, creo que en menos de un mes esta joya cultural se desplomará", dice Macías, quien agrega que sigue esperando que se le aparezca el Espíritu Santo.

FOTO/Carlos Capella EL TIEMPO.

La casa donde vivió sus últimos días el poeta Julio Flórez corre el peligro de colapsar, deteriorada en extremo por la falta de mantenimiento y el paso del tiempo.