Archivo

LAS SIAMESAS GUATEMALTECAS. FOTO:

11 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

.

AP.

María de Jesús Quiej Alvarez y su hermana María Teresa, unidas por el cráneo y separadas el pasado martes, en una larga operación, abrieron los ojos y comenzaron a moverse, pequeños gestos que según los médicos son indicios de progresos en su recuperación. El viernes les fueron suspendidas las drogas administradas después de la intervención, para evitarles movimientos que afectaran el cerebro.