Archivo

EMMA SHAPPLIN, MÍTICA HECHICERA

Emma Shapplin sigue cultivando el concepto de la tragedia como motor de sus canciones. Para escribir imagina personajes y en ambientes. Etterna, el disco que sucede a Carmine meo, comienza con sonidos de truenos, un coro que recuerda una abadía del medioevo y su voz, que parece susurrar un conjuro y se convierte, poco a poco, en canto.

11 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Emma Shapplin sigue cultivando el concepto de la tragedia como motor de sus canciones. Para escribir imagina personajes y en ambientes. Etterna, el disco que sucede a Carmine meo, comienza con sonidos de truenos, un coro que recuerda una abadía del medioevo y su voz, que parece susurrar un conjuro y se convierte, poco a poco, en canto.

No tiene la intención de distanciarse del estilo del primer álbum que la convirtió en estrella entre 1997 y 1999, en numerosos países de Europa y América. Solo que ahora, Jean Patrick Capdevielle, un roquero que se convirtió en su primer productor, no la lleva de la mano. Antes, él exploraba sus pensamientos en busca de nuevas composiciones. Ahora, Shapplin dejó atrás el miedo a componer y busca en sus propias sensaciones material para sus canciones. Etterna tiene 12 canciones enteramente suyas que llegan, sin intermediarios, de su inspiración al público.

Aún vivo esa fascinación por la tragedia -dice esta soprano que combina el bell canto con el pop-. Busco esos vestigios no solo en la música sino en otras artes como la pintura y el teatro. En estos años he vivido cosas muy duras que he encontrado como expresar en la música. Toda tragedia tiene un antes, un clímax y un después. Busco que eso se sienta en las canciones. Sin embargo, en Etterna hay un poco más de luz.

Quiere mantener en silencio esos momentos difíciles de los que habla. Apenas explica que tuvieron que ver con una dura ruptura con el productor de Carmine meo, su exitoso disco del que sobresalieron las canciones Quor sensa sangre y Spente la stelle. Pero el tema está ligado a Etterna en la medida que es, según ella, el paso que seguía a las canciones anteriores , con las que es inevitable la comparación:.

En Etterna, la libertad está en todas partes -explica la cantante francesa de 28 años-. Es el disco que yo quería, en el que pude mostrar mi mundo. En Carmine meo hubo una cantidad de personas cuya opinión tenía que escuchar. Jean Patrick siempre dijo: esto sí , esto no . Por supuesto que era un trabajo en equipo. Con el cambio en el equipo de trabajo y con el reto de la composición por delante, sentía la necesidad de reconstruirme en lo que quería expresar con la música y con la imagen .

Su relación con la música está ligada a la libertad. Su padre, policía, quiso que ella también lo fuera. Su madre, secretaria, también quiso que la imitara. Pero, Shapplin construyó para sí, gracias a su voz, a su rostro y a su capacidad dramática, ese personaje en el que ella parece encarnar a una hechicera mítica.

Eso tiene que ver -agrega- con los personajes que tengo en mente cuando compongo una canción. Llega a ser de tal forma que quisiera cambiar de vestido en cada una, pero en el escenario no puedo hacer eso. Me he preocupado mucho por las imágenes, el vestuario, el maquillaje. No es algo en lo que pienso hacer énfasis toda la vida, pero sí lo que me interesa en este momento .

FOTO/Mauricio Moreno EL TIEMPO.

1- Emma Shapplin saltó a la fama mundial con su primer disco Carminie meo . Fue una sorpresa de ventas a pesar de cantar en italiano antiguo.

2- La imagen es uno de los aspectos en los que Shapplin hace énfasis ahora.