Archivo

LOS NIÑOS QUE NADIE QUIERE

Las decenas de niños que reciben anualmente las siete entidades de adopción que existen en Colombia se dividen en tres categorías: las niñas hasta de 5 años, que son las más apetecidas; les siguen los varoncitos de raza blanca, también hasta de 5 años, y 3.000 niños y niñas que nadie quiere.

11 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Las decenas de niños que reciben anualmente las siete entidades de adopción que existen en Colombia se dividen en tres categorías: las niñas hasta de 5 años, que son las más apetecidas; les siguen los varoncitos de raza blanca, también hasta de 5 años, y 3.000 niños y niñas que nadie quiere.

En esta última categoría están Andrea*, de 13 meses, que tiene anomalías en el estómago y el corazón, nació sin bazo y con paladar hendido; Mateo, de 9 años, que ha sido devuelto tres veces por parejas de padres adoptivos por problemas de comportamiento, y Johana, de 3 años, con síndrome de Down. Los niños de raza negra son los menos requeridos por padres que buscan menores para adoptar.

Otros, aunque con problemas, corren mejor suerte e incluso logran sanar cuando alguna pareja decide acogerlos a pesar de sus limitantes.

Ese es el caso de Diana, que llegó a una casa de adopción cuando tenía tan solo 8 meses; presentaba una dificultad para succionar el tetero y retraso en la parte motriz.

Le colocaron una sonda en la boca pero cuando fue creciendo se la pasaron al estómago, pues se lastimaba al intentar arrancársela. Así duró 5 años, hasta que una pareja decidió adoptarla.

Los padres nos contaron que cuando la niña salió de aquí para el hotel, mientras terminaba el proceso de adopción, les pidió un cono lo tomó en sus manos y se lo comió como si nunca hubiese tenido los problemas que la aquejaban desde pequeña , cuenta Rosita de Escobar, de la Fundación Los Pisingos, una de las 7 entidades autorizadas por el Gobierno para adelantar procesos de adopción.

El tema es dramático. Y tal importancia que la Corte Constitucional, en un reciente fallo de tutela, fijó una posición que cambia totalmente el punto de vista con que se había manejado el tema hasta hoy: no son los padres los que necesitan un hijo adoptivo, sino los niños los que buscan un hogar que los acoja.

Con esa tesis, la Corte le negó una tutela a una pareja de Medellín que en dos ocasiones no quiso adoptar dos menores entre los 6 y 18 meses, porque exigía que le entregara una niña, blanca, sana y de máximo año y medio de nacida.

Las causas.

La Fundación Los Pisingos mensualmente recibe de 15 a 20 bebés que son entregados por sus madres para adopción. Es una opción de vida. Las mamás que tienen la intención de abortar tienen el camino para dar a su bebé a un hogar que sí los acepta , explicó Nohora de Marulanda, del comité de adopción de esa fundación.

Sin embargo, un número importante de ellos no encuentra los tan ansiados padres. Los Pisingos tiene actualmente diez menores en esa situación.

Rosita de Escobar y Nohora de Marulanda, del comité de adopción de esa Fundación, explicaron que las posibilidades de ser adoptado un pequeño se reducen cuando es mayor de 5 años, tiene anomalías físicas y mentales, pertenece a grupos de hermanos o son de raza negra.

En el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), la coordinadora nacional de adopciones, Martha Caipa, reveló que hay cerca de 2.700 niños, entre 7 y 17 años, sin probabilidades de tener una familia (ver nota anexa).

La directora del Departamento Administrativo de Bienestar Social del Distrito Capital, Angela María Robledo, reveló que en las instituciones a su cargo fueron declarados en abandono 25 niños, de los cuales 11 son de difícil adopción.

Vienen de hogares destruidos, algunos con problemas físicos y sicológicos que no se adaptan a ningún hogar , advirtió.

Muchos entran en un estado de ansiedad muy grande al ver que otros sí son adoptados mientras ellos no.

Gabriela, de 5 años, había llegado a Los Pisingos de pocos meses de nacida. Desde ese momento, compartió su cuarto con Camila y Daniela, también recién nacidas. Cuando sus dos compañeritas cumplieron 4 años fueron adoptadas. Gabriela le preguntaba a quienes la cuidaban: A mí sí me irán a tocar papás?.

La primera reacción de los niños cuando ven que a sus compañeritos los adoptaron es de rabia. Otros lloran, se orinan en la cama, se deprimen. Hay que tener muy buenos sicólogos para que los traten , dice Nohora de Marulanda.

Curiosamente, las parejas extranjeras están más dispuestas a adoptar niños con problemas físicos y mentales que las colombianas.

"En Colombia es prácticamente imposible que una pareja adopte un menor con este tipo de problemas. Los futuros padres exigen primero que estén sin ninguna afección para poder iniciar un trámite de adopción", dice Rosita de Escobar.

La Fundación Los Pisingos ha entregado a una sola familia en los Estados Unidos más de 5 niños con afecciones como retraso mental, problemas de crecimiento, enfermedades cardíacas y otras deficiencias.

Es cuestión de amor. Esta pareja considera que cada vez que adopta un menor con estas características su matrimonio es más feliz y los niños se sienten muy importantes en su mundo , relata.

Según el Bienestar Familiar, cada año son adoptados en Colombia 2.600 menores: 700 son entregados a hogares colombianos y los dos mil restantes se van al extranjero. Los países que más adoptan niños colombianos son España, Francia, Italia, Estados Unidos, Noruega, Suecia, Suiza, Alemania, Bélgica, Canadá, Finlandia e Inglaterra.

En la actualidad hay 600 parejas de extranjeros y un número menor de colombianas esperando la adopción de un niño entre los cero y 5 años. Paradójicamente, los 2.700 menores con problemas que ansían tener unos padres probablemente seguirán sin ser tenidos en cuenta.

* Los nombres han sido cambiados.

FOTO/Mauricio Moreno EL TIEMPO.

1- Niñas como esta tendrán muy poca posibilidad de ser adoptadas debido a sus problemas de salud.

2- Los bebés abandonados, si no son acogidos antes de 5 años, serán viejitos para encontrar padres.

3- Los extranjeros son dados a doptar los niños que nadie quiere.