Archivo

REINAS POBRES, EN ASCENSO

Las reinas populares de las fiestas del 11 de noviembre en Cartagena no envidian la suerte de las soberanas nacionales de la belleza, porque ellas también han tenido figuración una vez dejan el trono.

12 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Las reinas populares de las fiestas del 11 de noviembre en Cartagena no envidian la suerte de las soberanas nacionales de la belleza, porque ellas también han tenido figuración una vez dejan el trono.

Elizabeth Barrios, una morena surgida de la empobrecida periferia de la ciudad, es quizá una de las jóvenes más destacadas, de las más de 60 reinas populares que han tenido estas festividades.

En 1988, Elizabeth ganó la corona que se disputó entre unas 30 participantes y, desde entonces, inició una carrera afortunada en el mundo del modelaje con experiencia en eventos como Bogotá Fashion y Colombia Fashion.

Algunas de estas jóvenes empezaron a destacarse de tal forma que muchos dueños de empresas de modelaje y diseñadores de modas volvieron los ojos hacia ellas para pulirlas e incluirlas en sus desfiles y sesiones de fotos.

Ellas, entre quienes se menciona a Soledad García, Cindy Herazo, Tibizai Zambrano y Elizabeth Barrios, son responsables, tal vez sin proponérselo, de la apertura a la posibilidad de que Cartagena tenga, algún día, a una joven surgida de los sectores menos favorecidos de la ciudad, representándola en el Concurso Nacional de la Belleza.

Pero tal vez la que abrió el camino fue Soledad García, una despampanante joven del populoso barrio de Canapote, y quien es hoy funcionaria de una corporación de ahorro y vivienda.

Tibizai Zambrano es otra reina recordada. Fue coronada en 1984 y después de su reinado se abrió paso al mundo del modelaje. Concursó en Miss Tanga, después se convirtió en una de las Chicas Aguila de la época y aún modela para varios diseñadores.

Ni que hablar de Cindy Herazo. Es hoy una modelo destacada.

El nivel ha subido.

Pero no sólo se han destacado en el modelaje. Lester González, quien lleva más de 10 años como asesor de prensa del concurso popular, recuerda que en 1998 la candidata del barrio La Candelaria era una estudiante de medicina. "El nivel académico mejoró en un 100 por ciento desde 1983. Ahora son reinas más preparadas y más bellas", dijo.

Quizá la etapa más criticada fue cuando el reinado popular lo manejaban los políticos. Eran los concejales los que en el pasado daban su bendición para que una muchacha representara a su barrio.

El concurso se liberó de los políticos y, de la mano de la ex reina de Bolívar y Cartagena Mercedes Rosales, empezó a subir el nivel.

Todos esos esfuerzos de años parece que están a punto de cristalizarse, luego de que se conoció la intención de la Alcaldía para escoger este año, de entre las reinas populares, a la representante del Distrito para el próximo Concurso Nacional de la Belleza, en el 2003. A Rosales, que se conoce al dedillo el reinado, no le parece descabellada la idea.

El pasado 31 de julio el Concurso Nacional de Belleza anunció que no permitirá la politización en la selección de la candidata y que será un comité distrital el encargado de la escogencia.