Archivo

EN CONMOCIÓN INTERIOR

El gobierno de Uribe decretó anoche el Estado de Conmoción Interior como se lo permite el artículo 214 de la Constitución Nacional para hacer frente a la crítica situación de orden público que vive el país e inmediatamente dispuso las primeras medidas.

12 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El gobierno de Uribe decretó anoche el Estado de Conmoción Interior como se lo permite el artículo 214 de la Constitución Nacional para hacer frente a la crítica situación de orden público que vive el país e inmediatamente dispuso las primeras medidas.

Al cierre de esta edición, el Consejo de Ministros daba los últimos toques a un decreto que disponía una sobretasa de 1,2 por ciento sobre los patrimonios líquidos de los contribuyentes, superiores a 150 millones de pesos, la cual sería pagada por una sola vez antes de finalizar este año.

La medida, primera de una serie de decretos que expidirá el gobierno en otros temas, busca recaudar unos dos billones de pesos para atender los requerimientos adicionales para enfrentar el conflicto que vive el país. En forma paralela, el gobierno hará una adición al presupuesto de este año y una corrección en el del año entrante que hace su trámite en el Congreso de la República.

La figura de la Conmoción Interior está contenida en el artículo 213 de la Constitución:"En caso de grave pérturbación del orden público que atente de manera inminente contra la estabilidad institucional, la seguridad del Estado, o ola convivencia ciudadana, y que no pueda ser conjurada mediante el uso de atribuciones ordinarias de las autoridades de Policía, el Presidente de la República, con la firma de todos los ministros, podrá declarar el Estado de Conmoción Internior, en toda la República o en parte de ella, por término no mayor de 90 días, prorrogable hasta por dos períodos iguales, el segundo de los cuales requiere concepto previo y favorable del Senado de la República".

Para el estudio de las medidas, Uribe y gabinete iniciaron una reunión a las seis de la tarde y cuatro horas después no se conocían medidas oficiales, pero todo indicaba que la primera disposición tenía que ver con la sobretasa patrimonial. Tanto el Ministro del Interior, Fernando Londoño, como el Ministro de Hacienda, Roberto Junguito y su equipó técnico, estudiaban las distintas opciones desde las horas de la mañana.

Hace unas semanas, voceros de distintos gremios económicos se mostraron de acuerdo con la expedición de medidas extraordinarias para enfrentar la creciente escalada terrorista, incluyendo impuestos extraordinarios.

La sobretasa patrimonial, considerada como un"impuesto de seguridad ciudadana", tiene unas connotaciones distintas a medidas tomadas anteriormente, en particular los bonos de guerra, pues estos tenían carácter devolutivo y un rendimiento específico.

La idea del gobierno con los mayores recursos para atender el conflicto es fortalecer los orgtanismos represivos del Estado para enfrentar los también más sofisticados sistema de la guerrilla, tal como quedó demostrado el pasado 7 de agosto.

Al cierre de esta edición, el equipo de gobierno parecía tener claro que aunque tradicionalmente las modificaciones extraordinarias en los impuestos se ha hecho por Emergencia Económica, no había causales claras para optar por ese camino, en tanto que si resultan evidentes las motivaciones de orden público para delcarar el estado de Conmoción Interior.

De todas formas, no se descarta que en los próximos días se acuda a la figura económica para enfrentar otros problemas.