Archivo

CONTROL EN PLAYAS DE CARTAGENA

Las autoridades marítimas tomaron cartas en el asunto de la inseguridad y el desorden de las playas turísticas de Cartagena y sancionaron a 20 trabajadores informales que se ganan la vida en estas zonas.

12 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Las autoridades marítimas tomaron cartas en el asunto de la inseguridad y el desorden de las playas turísticas de Cartagena y sancionaron a 20 trabajadores informales que se ganan la vida en estas zonas.

La Capitanía de Puertos impuso castigos a personas que alquilan carpas y sillas, así como a vendedores ambulantes y expendedores de fruta, entre otros.

A algunos, como el carpero Róbinson Morelos, se les suspendió definitivamente el permiso para trabajar en las playas, debido a su mal comportamiento, que afecta el turismo.

Restricciones náuticas.

La Capitanía también estableció restricciones para la circulación de motos acuáticas en Bocagrande y para la práctica de deportes náuticos en varias áreas. En la temporada de turismo de junio y julio dos bañistas resultaron heridos por usuarios de motos que violaron las zonas establecidas para la navegación.

La falta de seguridad en las playas provocó una reunión del capitán de Puertos, Nelson Fernández, con los servidores turísticos de las 13 playas de la ciudad. Estos admitieron que hubo un aumento de vendedores ambulantes, así como de los casos de atracos y robos.

La Capitanía colabora con trabajadores informales agrupados en asociaciones como la de carperos y salvavidas (Asocarvis) y el Sindicato Unico de Comerciantes (Sinucom).

El capitán Fernández dijo que se busca educar al servidor para que tenga un buen comportamiento con el turista y con sus compañeros de trabajo.

Las playas están totalmente perdidas. Cada uno hace lo que puede y se improvisa mucho en las temporadas. Es urgente elaborar un plan integral de reordenamiento , dijo el director de la Corporación de Turismo Cartagena de Indias, Roberto Saer.