Archivo

WEBLOGS, EL NUEVO PERIODISMO

Weblog, blog o bitácora (la traducción que se ha adoptado en español) son tres nombres distintos y un solo fenómeno verdadero que recorre los subterráneos caminos de Internet. Ya pasan de 600.000 los blogs que se han puesto a andar por el ciberespacio y la cuenta aumenta diariamente.

12 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Weblog, blog o bitácora (la traducción que se ha adoptado en español) son tres nombres distintos y un solo fenómeno verdadero que recorre los subterráneos caminos de Internet. Ya pasan de 600.000 los blogs que se han puesto a andar por el ciberespacio y la cuenta aumenta diariamente.

Un blog se puede definir como un medio de expresión o de comunicación alternativo, basado en sitios web, que utiliza un procedimiento de publicación en línea sencillo y automático.

A primera vista, no es mucha la diferencia con una página web común. En la práctica, muchas personas que visitan blogs no ven nada distinto a un sitio en Internet con noticias y comentarios, organizados cronológicamente.

Sin embargo, hay características que le están definiendo a esta nueva forma de publicación en Internet su propia personalidad: una redacción corta y concisa para describir, comentar o criticar contenidos de otros sitios web, con enlaces hacia ellos; estilos libres y variados, la forma cronológica en que se presentan, y un afecto y desprendimiento especiales por esa forma de transmitir la información y el pensamiento.

A esto se suma la facilidad y rapidez con las que cualquier cibernauta puede publicar su propio blog, gracias a la disponibilidad de software y sitios gratuitos para almacenarlos.

Los blogs son tan variados como las páginas web y como los intereses y gustos del hombre. Los hay de tipo íntimo, que más parecen pensamientos expresados en voz alta, dirigidos a una audiencia mínima, como pueden ser el mismo escritor, sus familiares y amigos. Hay otros dirigidos a audiencias especializadas o a grupos de interés, lo mismo que a audiencias más grandes, pero siempre con pocos y determinados temas.

La calidad de lo que se publica en los blogs no tiene por qué ser diferente a la de las páginas web existentes. Muchísimas están repletas de trivialidades y asuntos de poco interés, pero también se encuentran contenidos interesantes y bien elaborados.

El entusiasmo inusitado ante los weblogs ha llevado a los más apasionados a asegurar que se trata del periodismo del futuro, que amenaza a los viejos medios. Otros aseguran que es una nueva forma de periodismo o de periodismo aficionado.

Qué tan rápido se olvida lo que ocurrió hace 7 u 8 años, cuando hacía explosión Internet y no pocos vaticinaban el fin de los medios tradicionales. Esa es la historia, por lo menos hasta ahora.

La radio no acabó con los periódicos, la televisión tampoco, ni Internet con todos ellos. Mucho menos ahora los blogs, que son como sus hijos o medios menores.

Los blogs quizás hubieran pasado inadvertidos en los medios tradicionales, de no ser porque reconocidos periodistas se han apropiando de sus potencialidades sistemáticamente.

Periodistas de carrera, de prestigiosos medios tradicionales de habla inglesa, han encontrado en los blogs una refrescante y nueva forma de ampliar los alcances de su trabajo en los medios impresos. Sobre todo, al decir de unos pocos, de librarse de la dictadura del editor, que corta donde menos debe.

Dan Gilmor, columnista del periódico estadounidense San Jose Mercury, mantiene su blog en el sitio www.sv.com, que se incluye también en las páginas del periódico. La lista continua creciendo constantemente: Glen Fleishman, de Fortune y The New York Times; Debora Branscum, de Newsweek y PC World; D. C. Denison, de The Boston Globe, y Andrew Sullivan, de Forbes y Times de Londres, entre otros.

Los blogs son campo fértil para el ejercicio de prácticas periodísticas o de comunicación de cualquier tipo, al frente de las cuales puede estar una persona, un grupo o una comunidad. De ellos pueden florecer nuevas figuras que pasen alprofesionalismoi o que decidan mantenerse como aficionados.

enrique.angulo@cecar.edu.co