Archivo

ADVIERTEN FUGA DE ADN EN AMÉRICA LATINA

América Latina, en especial sus comunidades indígenas, se está transformando en un paraíso genético para las grandes compañías farmacéuticas y centros de investigación de los países desarrollados.

12 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

América Latina, en especial sus comunidades indígenas, se está transformando en un paraíso genético para las grandes compañías farmacéuticas y centros de investigación de los países desarrollados.

Aunque no se conoce una cifra exacta de los latinoamericanos que se están prestando para dar muestras de ADN a las multinacionales ni de los que se utilizan para probar medicamentos nuevos, la biodiversidad de esta región tiene la mayor acogida para estas prácticas en el mundo, junto a Africa y Asia.

Así lo advirtieron expertos en bioética y miembros de organismos extranjeros que asistieron al II Congreso Internacional de Bioética y Manipulación Genética, realizado la semana pasada en Bogotá por la Universidad Militar Nueva Granada.

Volnei Garrafa, presidente de la Asociación Brasileña de Bioética, aseguró: Los países desarrollados utilizan a Latinoamérica como materia prima humana para investigaciones de nuevos medicamentos. Los sujetos que se prestan para este tipo de estudios son pobres y vulnerables .

José Ramón Amor Pan, profesor de bioética de la Universidad Rey Juan Carlos, de Madrid (España), agregó que está comprobado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que comunidades indígenas en las selvas amazónicas están dando muestras de sangre por nada, a empresas extranjeras. Se trata de una nueva colonización , concluyó el investigador.

Georges Kutukdjian, director de la Unidad de Bioética de la Unesco, confirmó la situación: Grandes muestras de ADN han sido tomadas en Colombia y América Latina a diferentes comunidades indígenas y estas han entrado a gigantescos bancos de datos mundiales. La pregunta es cómo se van a utilizar en un futuro .

La utilidad de estas muestras, aseguran los expertos, es que con ellas se puede, entre otras cosas, descifrar curas para enfermedades que hasta el momento no tienen tratamiento. El problema es que las terapias se apliquen en comunidades distintas a aquellas que sirvieron como muestra para el estudio como podría ser el caso de América Latina y que estas no sean beneficiadas con los descubrimientos.

Normas adecuadas.

Con el conocimiento del genoma humano y los avances en áreas como la clonación, el mundo se está enfrentando rápidamente a debates éticos.

Kutukdjian sostiene que el mundo necesita una regulación mundial para el tema de genética y su manipulación, porque de seguro, en 10 ó 20 años, las sociedades van a cambiar.

Los cambios a que se refiere la Unesco son, por ejemplo, que existe la posibilidad que los datos genéticos se utilicen para discriminar a una comunidad o a individuos.

El mundo debe estar seguro de que, en el futuro, una empresa no le exija a una persona que va a entrar a trabajar un examen genético, para determinar qué enfermedades pueda tener más adelante y así tomar la decisión de no recibirlo , dijo Kutukdjian.

Por eso, la Unesco anunció en el Congreso que para finales del 2003 va a proponer una regulación internacional para el tema de genética. Uno de los puntos más importantes de esta es que los países que tengan datos genéticos, los conserven como confidenciales y anónimos.

Cada país, a legislar.

No obstante, no basta con recomendaciones mundiales. Cada país debe tener fortalecida y adaptada una legislación en este campo.

Así lo determinó Amor Pan, quien manifestó que lo más urgente sobre lo que cualquier país deba legislar es el carácter obligatorio de un examen genético antes de contratar una póliza de seguro.

También debe determinarse si, después de un examen, se autoriza decirle a una persona que, a largo plazo, puede sufrir una enfermedad que no puede ser tratada , agrega Amor Pan.

Garrafa enfatizó que cada país, además de controlar las pruebas de ADN, debe tener una legislación para hacer de la genética algo democrático.

Cerca de 75 por ciento de la población en el mundo no tiene acceso a los beneficios en el campo de la genética. Este tema debe ser prioritario , dijo Garrafa.

Para Kutukdjian, Colombia debe estar preparada para controlar todo tipo de experimentación. Los nuevos conocimientos en genética son muy positivos, pero debe haber reglas de juego claras para evitar abusos .

Se formaliza red latinoamericana.

En II Congreso de Bioética y Manipulación Genética se formalizó la Red Latinoamericana de Investigación de Programas de Investigación en Bioética y Biotecnología, con la que se pretende hacer una agenda regional de investigación.

La iniciativa es de la Unesco, con el apoyo de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), con su proyecto Biolac. Ilya Saade, coordinadora del programa, sostiene que el objetivo de la Red es que los países hagan investigaciones específicas, adecuadas a las necesidades de la región.

La conformación propia de la Red está en la agenda de la Unesco para este año y el próximo. El objetivo es el intercambio académico y organizacional de las diferentes instituciones que están trabajando en bioética y biotecnología , manifestó Saade.