Archivo

ASÍ GANE FINA...

El peloteo de Coldeportes de un Ministerio para otro no puede convertirse en pretexto para no tomar acciones inmediatas. Dicen que pasa de Educación a Cultura, pero que no se equivoquen en el Gobierno: al fútbol no le pueden escurrir el bulto. Es indispensable insistir en las facultades para democratizar la propiedad de los equipos, garantizar la transparencia en sus manejos, establecer los estímulos para los inversionistas, proteger a los futbolistas, estimular la concordia en los estadios y recuperar el nivel perdido que nos condujo a ver desde la distancia de los chamuscados, el lánguido Mundial de Oriente.

12 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El peloteo de Coldeportes de un Ministerio para otro no puede convertirse en pretexto para no tomar acciones inmediatas. Dicen que pasa de Educación a Cultura, pero que no se equivoquen en el Gobierno: al fútbol no le pueden escurrir el bulto. Es indispensable insistir en las facultades para democratizar la propiedad de los equipos, garantizar la transparencia en sus manejos, establecer los estímulos para los inversionistas, proteger a los futbolistas, estimular la concordia en los estadios y recuperar el nivel perdido que nos condujo a ver desde la distancia de los chamuscados, el lánguido Mundial de Oriente.

Habrán seguido en el nuevo Gobierno los preliminares de la elección de dignatarios prevista para mañana en la Dimayor? Esto, francamente, no aguanta más. El tema es más de fondo. Lo que se está viviendo es el resultado diabólico de una normatividad dañina que derivó en una descarada cultura de protección de trincheras individuales, vanidades de poder y ánimos de revancha por encima del interés supremo de la afición.

La verdad verdadera es que entre los clubes existe una profunda división. Y por razones mayúsculas. Así, insistir en artificios electorales para mostrar una falsa unidad solo agravaría la crisis y dejaría un agrio sabor de componendas y complicidades.

Por eso, lo mejor es que, a voto limpio y de cara al país, ganen quiénes ganen, se presenten y se elijan los candidatos para los tres cupos a que tienen derecho los clubes en la Federación. Solo de esa manera se podrá saber quién es quién, dónde está cada cuál y con qué se cuenta para insistir en la búsqueda de tiempos mejores.

Así gane Fina...

(*) Ex comisionado presidencial para el fútbol.