Archivo

CONMOCIÓN INTERIOR ES INMINENTE

El Gobierno está a punto de decretar el estado de Conmoción Interior para hacerle frente a la difícil situación de orden público, agravada por el terrorismo urbano. Busca así conseguir recursos para las Fuersas Militares, mediante traslados o adiciones presupuestales por 1,5 billones de pesos, y un nuevo impuesto a patrimonios superiores a 150 millones de pesos. Con éste último recaudaría dos billones de pesos para seguridad democrática.

12 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El Gobierno está a punto de decretar el estado de Conmoción Interior para hacerle frente a la difícil situación de orden público, agravada por el terrorismo urbano. Busca así conseguir recursos para las Fuersas Militares, mediante traslados o adiciones presupuestales por 1,5 billones de pesos, y un nuevo impuesto a patrimonios superiores a 150 millones de pesos. Con éste último recaudaría dos billones de pesos para seguridad democrática.

Esta medida hace parte de la estrategia de mano dura del presidente Alvaro Uribe. Se complementa con el nombramiento de oficiales troperos para manejar las políticas carcelaria y de estuperfacientes, así como en la cúpula militar.

El senador Carlos Gaviria Díaz, crítico de esa figura, dijo ayer que hay situaciones nuevas como el terrorismo urbano que podrían justificar la toma de medidas especiales.