Archivo

A NEGOCIAR EL ACUERDO CON EL FONDO MONETARIO

Consolidar lo más pronto posible un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para lo que resta de este año y para todo 2003, es el propósito del ministro de Hacienda, Roberto Junguito, quien se reunirá con el organismo desde el 15 de agosto próximo. (VER GRAFICA: DEFICIT FISCAL)

12 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Consolidar lo más pronto posible un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para lo que resta de este año y para todo 2003, es el propósito del ministro de Hacienda, Roberto Junguito, quien se reunirá con el organismo desde el 15 de agosto próximo.

(VER GRAFICA: DEFICIT FISCAL).

"La idea es avanzar en el diseño de un programa, porque entre más pronto se consolide un acuerdo con ellos, mucho mejor. La próxima semana vendrán a cuadrar las cifras" dijo Junguito.

El propósito es tener claridad sobre las metas fiscales. Aunque para este año se tenía una meta de déficit fiscal de 2,6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), que se traduce en 5,4 billones de pesos aproximadamente, ésta se revisa para hacerla más amplia, y estaría por encima del tres por ciento.

Esto como consecuencia del menor desempeño de la economía y los menores recaudos que se estiman serán menores en casi un billón de pesos.

Para el año 2003, el Gobierno trabaja con base en un déficit del tres por ciento, sin embargo, esto se definirá cuando se logre concretar el acuerdo con el FMI.

El Ministro Junguito explicó que con el acuerdo que aún está vigente, se definieron metas trimestrales.

Esto le permite al país tener acceso a unos recursos que aún no se han utilizado. Los dineros serían para completar reservas y no para programas de Gobierno.

"La idea es establecer si se da continuidad al acuerdo actual, o si se hace uno nuevo. Esto se traduce es en una carta de garantía con los organismos internacionales de que Colombia adopta un programa económico serio y coherente" puntualizó.

Por su parte, el gerente general del Banco de la República, Miguel Urrutia Montoya, consideró que el acuerdo que se comenzará a discutir deberá incluir recursos.

Sin embargo, no quiso divulgar si el país solicitará un aumento en el cupo de 2.700 millones de dólares otorgado por la entidad hace cerca de tres años.

Lo que sí anticipó Urrutia Montoya es que se le pedirá a la misión del FMI más flexibilidad en las negociaciones de un acuerdo, pues consideró que el programa debe ser colombiano y tener como condición el crecimiento de la economía a pesar del ajuste que necesita la economía.

En este sentido hay que tener en cuenta que el FMI se ha dado cuenta y es conciente de los problemas que aquejan a las economías latinoamericanas desde hace varios meses, dijo Urrutia.

Las conversaciones comenzarán cuatro meses antes de que culmine el actual acuerdo de facilidades extendidas que firmó el país a tres años con el organismo. El pacto está atado a un crédito por 2.700 millones de dólares, que no se ha utilizado.

En la primera junta del Emisor a la que asistió el ministro de Hacienda, también participaron el viceministro. Alberto Carrasquilla, así como el gerente y subgerente técnico del Banco.