Archivo

FRÁGIL UNIÓN

Con la presión de la opinión pública y de algunos presidentes de equipos, resultó definitivo el pronunciamiento del vicepresidente de la República, Francisco Santos, en las elecciones de la Dimayor. La desaprobación de Alvaro Fina, que según Santos se basó en los lineamientos de transparencia y de lucha contra la corrupción que abandera la Casa de Nariño, provocó que Fina declinara en su aspiración de reelegirse en la presidencia de la Federación de Fútbol y obligó a qué el fútbol se uniera a la fuerza.

14 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Con la presión de la opinión pública y de algunos presidentes de equipos, resultó definitivo el pronunciamiento del vicepresidente de la República, Francisco Santos, en las elecciones de la Dimayor. La desaprobación de Alvaro Fina, que según Santos se basó en los lineamientos de transparencia y de lucha contra la corrupción que abandera la Casa de Nariño, provocó que Fina declinara en su aspiración de reelegirse en la presidencia de la Federación de Fútbol y obligó a qué el fútbol se uniera a la fuerza.

Unidad frágil, como lo reconocieron Hernán Yunis (Junior) y Efraín Pachón (Cúcuta), este último el principal promotor de la continuidad de Fina.

El proceso dejó abiertas heridas difíciles de cerrar. La unidad se logró con Gabriel Camargo, de la línea Fina; Hernán Yunis, de la oposición, y Oscar Astudillo, por la línea de Juan José Bellini. Lo del ex senador Camargo busca ser un hábil movimiento político: su experiencia para tramitar en el Parlamento los proyectos que buscan beneficios para el fútbol y el respaldo de su poder electoral a la campaña del presidente Alvaro Uribe resultaron fundamentales para las nuevas relaciones con el Gobierno y la clase política.

Regionalmente, la torta quedó repartida: un costeño (Yunis), uno del centro (Camargo) y otro del Valle del Cauca (Astudillo). La cuota paisa la pondrá la Difútbol (con Roberto Hoyos o Enrique Ordoñez) y el Eje Cafetero quedará representado por Gustavo Moreno (Difútbol) y por los presidentes de la Dimayor, Luis Bedoya, y Difútbol, Alvaro González.

Quiénes perdieron? Bellini que primero se la jugó por Fina y, luego, por Hugo Prieto (Santa Fe). El propio Prieto, a quien no le alcanzaron los votos y que salió evidentemente disgustado de la reunión, y Fina, que a pesar de tener los votos, no pudo ( o no quiso?) reelegirse.

En la Dimayor imperó la teoría de que resultaba mejor un mal arreglo entre ellos, que un buen pleito con el Gobierno. La supuesta unión hoy es frágil...