Archivo

GASTOS SUBEN POR CIERRE DE PUENTE

Cada día que pasa con el puente sobre el río Cauca cerrado, a la altura de La Pintada, les significa sobrecostos del 10 por ciento a los transportadores que viajan entre el centro y suroccidente del país.

14 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Cada día que pasa con el puente sobre el río Cauca cerrado, a la altura de La Pintada, les significa sobrecostos del 10 por ciento a los transportadores que viajan entre el centro y suroccidente del país.

Por este sector de la Troncal de Occidente pasan en promedio 1.200 carros diariamente. Transportan principalmente pasajeros y un 10 por ciento de la mercancía del país, incluida buena parte de la que se produce en el occidente y va a dar al centro. Igualmente, la que sale del Viejo Caldas y Antioquia con destino al puerto de Buenaventura y Ecuador, más la que abastece el mercado regional.

Las pérdidas todavía no se han calculado, pero son suficiente motivo para que los empresarios y conductores le prendan velas a la Virgen del Carmen con el fin de que el plazo de entrega de la estructura dinamitada por la guerrilla el 20 de mayo pasado no vuelva a sufrir retrasos.

Inicialmente la reapertura estaba estimada para el 25 de julio, pero un accidente en el montaje de las vigas llevó a dos aplazamientos.

Lo último que dijo a EL TIEMPO el director del Instituto Nacional de Vías (Invías) seccional Caldas, Jorge Ricardo Gutiérrez Cardona, fue que de mañana al jueves el puente estará en servicio, después de la vaciada de las losas y las pruebas de resistencia.

La firma de ingenieros Saúl Millán Ltda realiza las obras a un costo de 288 millones de pesos. Con la interventoría, las reparaciones ascienden a 350 millones de pesos.

Gutiérrez aclaró que el aumento del tiempo de ejecución en casi tres semanas no implicó variaciones en el valor del contrato.

Para los que sí representa un costo es para los transportadores de carga que al desviarse por Bolombolo, con cerca de 60 kilómetros más de recorrido y un peaje adicional, les significan 100 mil pesos de castigo para el bolsillo por viaje, según el director ejecutivo de Defencarga, Carlos Julio Pérez Cuéllar.

Fuera de eso, agrega, el índice de incumplimiento con los clientes subió del 5 al 15 ó 20 por ciento.

El otro desvío posible, por Fredonia, ha sido poco utilizado por la inseguridad y el regular estado de la vía. La Troncal del Magdalena Medio ni siquiera pasa por el pensamiento de los empresarios por el aumento de 150 kilómetros y un 25 por ciento más de costo (250.000 pesos).

Sin embargo, Pérez sostiene que "la carga sigue normal porque precisamente el sector del transporte no puede paralizarse. Obviamente perdió eficiencia y productividad .

De cal y de arena.

Nelson Peñuela, jefe de Seguridad de Botero Soto, una de las 80 firmas afiliadas a Defencarga, sostiene que las mulas se tardan de tres a cuatro horas más, que multiplicadas por unos 1.500 viajes que se han hecho desde la inutilización del puente, representan una suma grande.

Acepta que el valor adicional se reparte miti-mitii con los clientes. Hubo quienes aceptaron, otros que no .

Los que no han salido nada perjudicados con la situación son las empresas locales de pasajeros, pues antes los usuarios de los pueblos vecinos al puente, como Valparaíso, La Pintada y Caramanta, preferían subirse a los buses interdepartamentales.

"El pasajero de La Pintada, al haber tanta competencia, se monta en cualquier carro. Ahora en cambio lo hace en las tres empresas que están transbordando (Transportes Valparaíso, Transportes Támesis y Transportes Farallones)", dice el subgerente de la primera de esas compañías, Mauricio Henríquez Cano.

El único inconveniente es la pernoctada de los conductores y ayudantes en La Pintada para cubrir los horarios de la madrugada. Como el pasaje no subió, las empresas también corren con el costo de pasar en carretilla los maletines y cajas de los usuarios por un puente peatonal.

FOTO/Javier Agudelo EL TIEMPO.

Después de la vaciada de las losas y las pruebas de resistencia, el puente de La Pintada será reabierto.