Archivo

NO LLEGA ARREGLO DE ESCUELAS DE CALI

Un par de guaduas acuñan el techo agrietado junto a las puertas de los salones de primero y segundo de primaria de la escuela José María Vivas Balcázar, en el barrio El Jardín.

14 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Un par de guaduas acuñan el techo agrietado junto a las puertas de los salones de primero y segundo de primaria de la escuela José María Vivas Balcázar, en el barrio El Jardín.

Dentro de las aulas, otras cinco guaduas sirven de pilares. Allí las paredes están resquebrajadas al igual que en la segunda planta, donde están amontonados los pupitres de tercero y quinto grados. En estos dos últimos salones el techo está averiado y parte del piso de baldosa se ha hundido.

Debido a las condiciones físicas de la escuela, durante el pasado año lectivo los 1.400 estudiantes de primaria evacuaron los salones y se acomodaron en otros tres del centro educativo. Pero ante el hacinamiento los niños se turnaban la biblioteca y las instalaciones del restaurante escolar para recibir las clases.

Los profesores recuerdan que hace tres meses el secretario de Educación de Cali, Luis Enrique Caicedo, les prometió arreglar la escuela, cuyo nombre figura en un listado con otros 44 centros educativos deteriorados en la ciudad y que serán reparados con una inversión de 2.100 millones de pesos.

Pero a menos de un mes de iniciar el nuevo año escolar, los trabajos no han comenzado y de nuevo los padres de la José María Vivas Balcázar temen que sus hijos corran de nuevo peligro.

Caicedo dijo hace dos semanas que las obras ya estarían en marcha para tenerlas listas para septiembre. Pero desde entonces no se ha acercado ningún obrero ni funcionario de la Secretaría de Educación municipal.

En la escuela República de Colombia es igual la situación de las grietas en las paredes y el riesgo de que los techos se caigan. La lucha por la construcción de nuevos salones que impulsaron las directivas y vecinos de este plantel en el barrio Villacolombia viene desde hace más de tres años. De allí que en el 2000 arrancaron las obras de seis nuevas aulas, pero solo fueron construidas cuatro. Lo demás quedó paralizado.

NO HAY DEMORAS.

Voceros de la Secretaría de educación informaron que el viernes de la semana pasada se firmaron los documentos que autorizan la ejecución de las obras de reparación de las 45 escuelas.

Según ellos, no hay retrasos en el cronograma estipulado para ponerlas en marcha y esta semana arrancan las obras. La Personería municipal realizó un recorrido por las escuelas afectadas y manifestó que 30.000 niños están en riesgo por las deficientes condiciones físicas.

En la comuna 12 se invertirán más de 100 millones de pesos en los arreglos de las escuelas Batalla de Carabobo, Julio Caicedo, Hernán Caicedo, Ciudad de Cali, Julio Rincón, Bello Horizonte, Maricé Sinisterra, Asturias, Esther Zorrilla, Eva Riascos, Hogar Infantil Niñez y Alegría; Francisco de Paula Santander y Alfonso Barberena.

Al igual que la escuela José María Vivas Balcázar, el único salón que atiende a 160 niños desplazados en el Distrito de Aguablanca también se sostiene con guaduas. Esta sede pertenece a la fundación Daniel Guillard y fue prestada para improvisar una escuela con profesores también desplazados. Aunque la escuela no figura dentro del presupuesto del municipio, el secretario Caicedo prometió ayuda.