Archivo

EXPRÍMALE EL JUGO A LOS CÍTRICOS

Las perspectivas de la citricultura en el Llano son altamente favorables y el mercado en el ámbito nacional promete ser jugoso si se tiene en cuenta que los cítricos son los frutales de mayor demanda, pues el 33 por ciento de las frutas que se consumen en Colombia pertenecen a este grupo conformado por naranja, mandarina, limón y el tangelo y que el 50 por ciento de los cítricos se queda en Bogotá.

13 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Las perspectivas de la citricultura en el Llano son altamente favorables y el mercado en el ámbito nacional promete ser jugoso si se tiene en cuenta que los cítricos son los frutales de mayor demanda, pues el 33 por ciento de las frutas que se consumen en Colombia pertenecen a este grupo conformado por naranja, mandarina, limón y el tangelo y que el 50 por ciento de los cítricos se queda en Bogotá.

La Orinoquia cuenta con unas condiciones excepcionales en cuanto a clima y suelos para lograr altísimos rendimientos, aseguró el investigador de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoíca), Javier Ordúz.

El experto dijo que mientras en Sao Pablo (Brasil), que tiene más de un millón de hectáreas cultivadas, caen lluvias de 1.500 milímetros y la producción promedio es de 20 toneladas por hectárea, en Villavicencio llueve un promedio de 3.500 y en el centro de investigaciones de La Libertad llueven 2.800 milímetros.

Agregó que como en esta región llueve de marzo a noviembre, en el período de verano se induce a la floración, es decir que entre más severo el verano es mejor porque se logra un mayor número de flores. Posteriormente cuando llueve se desarrolla la flor y viene el proceso de cuajamiento.

No obstante, Ordúz advirtió que actualmente existe una problemática con el cultivo de cítricos porque por su alta incidencia en tecnología, administración y capital, ha hecho que se den dos tipos de agricultores: los tecnificados y los no tecnificados.

Según el investigador, los primeros en el Meta cometieron un error al escoger suelos inadecuados y los no tecnificados están en Guamal, Restrepo, Cumaral y Lejanías, sitios en donde la gente reemplazó el café y el cacao por los cítricos, pero aunque estén en suelos mejores, adquirieron un problema porque esos cultivos necesitan ser tratados con una economía de escala, en donde con dos o cinco hectáreas no se logra hacer nada.

Lo clave, dijo, es que se unan unos 20 ó 50 productores, coloquen todos los cítricos y conformen grupos de 100 ó 200 hectáreas y hagan una sola planta para adecuar fruta y nombren un gerente de comercialización.

Entonces 20 ó 50 fincas pequeñas se convertirían en una gran finca capaz de suplir la demanda del centro del país. Para ello sería urgente contratar agrónomos, comprar insumos, manejar los suelos y eso un campesino solo no lo maneja, porque esos cultivos son de altos insumos y altos rendimientos.

Orduz insistió en los privilegios de esta región y dijo que la naranja más cultivada en Colombia es la naranja Valencia. Cuando se cultiva esta fruta en clima frío, ésta queda muy ácida y eso se debe a que esa naranja es muy exigente en calor y por ello nunca pierde el ácido , dijo el investigador.

Pero cuando la Valencia se cultiva en suelos como los que hay aquí en los Llanos Orientales, la acidez baja mucho porque la planta lo gasta en respiración y ésta adquiere una calidad y unos azúcares muy excelentes, agregó.

Precisó que cuando un solo agricultor produce 80 ó 90 toneladas se encarta con la cosecha, y en lugar de volverse favorable la producción para el cultivador, se vuelve un problema y empieza a dejar la fruta en el árbol, o la regala.

A SACARLE JUGO AL NEGOCIO.

El investigador de Corpoíca señaló que los cultivadores de cítricos no tienen la suficiente producción requerida para establecer contratos de comercialización con los grandes almacenes o con firmas exportadoras, ni mucho menos cuenta con los sistemas ideales para mejorar y clasificar la fruta.

Agregó que el Centro de investigaciones de La Libertad es el eje central del desarrollo citrícola del Llano y que ya se está haciendo el acuerdo de competitividad de cítricos para los Llanos, lo que implica que pronto se tendrá un horizonte claro hacia el 2015.

Por ello insistió en que universidades, Sena, Secretarías de Agricultura, productores, centros de investigación y alcaldías deben aglutinarse mediante un acuerdo de competitividad y alrededor de ese acuerdo crear un Consejo regional citrícola que vele por mejorar la calidad y la producción.