Archivo

PRINCIPALES EJECUTIVOS JURARON Y... REZARON

Los ejecutivos de las 947 compañías más grandes de Estados Unidos cumplieron ayer con una orden del Gobierno para que certificaran personalmente las declaraciones financieras de sus empresas, y tal vez algunos recen para que sean ciertas. (VER GRAFICA: EFICACIA DE LAS MEDIDAS)

15 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Los ejecutivos de las 947 compañías más grandes de Estados Unidos cumplieron ayer con una orden del Gobierno para que certificaran personalmente las declaraciones financieras de sus empresas, y tal vez algunos recen para que sean ciertas.

(VER GRAFICA: EFICACIA DE LAS MEDIDAS).

Hasta el mediodía, aproximadamente la mitad de las empresas obligadas por esta orden de la Comisión del Mercado de Valores (SEC) habían cumplido con el trámite.

La SEC emitió esa orden en junio después de que se descubrieran irregularidades contables en empresas gigantes como Worldcom y Enron, que durante años exageraron ganancias y ocultaron pérdidas para atraer a los inversionistas.

Algunos comentaristas han sugerido que el trámite, que afecta a las empresas con ingresos de más de 1.200 millones de dólares anuales, restaurará la confianza de los inversionistas, asustados al ver evaporados miles de millones de dólares a causa de la caída de las acciones en los mercados bursátiles.

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, obtuvo del Congreso la aprobación de leyes que hacen más estricto el control de auditorías y más severas las penas para los infractores.

Entre las declaraciones contables pocas contenían un ajuste de ganancias, es decir, una corrección de las cifras divulgadas sobre períodos anteriores, lo cual hace suponer que si los ejecutivos dicen ahora la verdad, no han engañado a sus accionistas.

Pero muchos analistas y expertos en mercados financieros creen que este nuevo requisito mejore la veracidad de las declaraciones de contabilidad.